Los fideicomisos para la ciencia fueron destruidos y las instituciones científicas condenadas a la miseria. Sin embargo, Beatriz Gutiérrez de López Obrador ya es parte del Sistema Nacional de Investigadores (S.N.I). Esa es la ciencia del régimen y ella merece los 16 mil de estímulo mensual que otorga el nombramiento”, sentenció José Luis Trueba Lara en Twitter el miércoles 4 de noviembre del 2020.

Durante los años que lleva la administración de su esposo, la señora Gutiérrez Müeller ha sido cantante, poeta, diplomática, crítica de los niños con cáncer, y ahora, desde el 2020, miembro del Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt (S.N.I).

Gutiérrez Müller es autora de varios libros y de muy pocos artículos JCR. ¿Cómo le hizo para ingresar al S.N.I. una persona con tan baja producción científica? La comunidad científica está molesta porque ven la distinción como un regalo a la esposa del Presidente.

En 2020, su marido, el Presidente de México, ordenó a sus empleados del Congreso, la desaparición de 109 fideicomisos, dejando en la orfandad, para empezar, a decenas de profesores-investigadores que laboran en instituciones privadas como el ITESM, la IBERO, el ITESO y la Panamericana.

Si los profesores-investigadores pertenecientes al S.N.I. tienen su adscripción en universidades privadas, es porque el Estado es incapaz de generar vacantes en instituciones públicas de educación superior. Las UBBJ, creadas por la 4T, son una vacilada: un proyecto mal pensado, mal desarrollado, mal ejecutado. ¡Un fraude!

Y no, no basta con ser profesora y presentar ponencias en congresos académicos. Los que estamos en el Sistema Nacional de Investigadores desde hace varios años, sabemos que, para ingresar y permanecer en él, debes dirigir tesis de posgrados PNPC y producir papers [libros editados por casas comerciales no cuentan]. En las bases de datos académicas no hay registros que corroboren una producción científica sólida. Parece que los dictaminadores del S.N.I fueron muy suaves en la evaluación. Sin sobresaltos, la señora Gutiérrez es hoy miembro del S.N.I. Conacyt.

Es llamativo y se presta a morbo, saber que Gutiérrez Müller ingrese al S.N.I. del Conacyt, y que, su marido, el Presidente de México, se exhiba en Palacio Nacional con chamanes, limpias y brujos. Obrador es enemigo de la ciencia y la esposa, ahora, ha sido ungida como científica. López desaparece fideicomisos que estaban destinados para la ciencia y días después, la mujer ingresa al S.N.I. del Conacyt.

Los López destrozan a la ciencia y resulta que necesitan de ella para legitimarse (validarse). Supremacismo. Quieren ser, quieren pertenecer. Parecen ser lo que niegan ser. Insultan a la gente fifí, pero a la vuelta de su gira diplomática por Europa, la señora Gutiérrez modeló para la Revista Hola. Pretende ser como La Gaviota, a la vez que exige reconocimiento científico. La pareja presidencial aspira a ser chile-ajonjolí de todos los moles. Loret de Mola habla de arribismo presidencial.

Por cierto, no hay registro de cédula profesional de la señora Gutiérrez Müeller, de acuerdo con diferentes notas de investigación periodística que circulan en la red. Desde luego, el hecho no es aislado, éste se repite en muchas universidades públicas del país.

Ciertamente, las instituciones de educación superior, están llenas de gente sin título y sin cédula profesional. ¿Cómo consiguieron trabajos de profesor-investigador? Urge que la Secretaría de Educación Pública endurezca su fiscalización cedular: ningún profesor-investigador debe ostentar una plaza si no cuenta con título y cédula profesional. ¡Hombre! Si para trabajar como profesor de secundaria en el sistema estatal exigen título y cédula profesional, para desempeñarse como profesor e investigador de una universidad, con mayor razón.

A Gutiérrez Müller se le somete a escrutinio público por ser la esposa del Presidente de México, no por ser mujer. Nadie cuestiona su faceta de escritora, la cual es solvente. Hay que ver si cuenta con las direcciones de tesis necesarias y con los artículos indizados suficientes, para tener el reconocimiento como miembro del S.N.I.-Conacyt

Los defensores de la 4T dirán que está en su derecho de pugnar por un espacio como científica del Conacyt, pero, desde lo político, su actuar es debatible. Se respira protagonismo y arrogancia en cada acto público de la pareja presidencial. Sería el colmo que siendo esposa del Presidente de México, cobre el estímulo mensual por pertenecer al S.N.I; resultaría indignante-insultante para todos los miembros del S.N.I. que no gozamos de palancas y, por lo tanto, no encontramos trabajo. Porque en México el que tiene más saliva es el que traga más pinole. No me digan que ser esposa del líder del Ejecutivo federal de México no influye en los dictámenes académicos. ¡Por favor! ¿Qué pensarán los investigadores miembros del S.N.I. que, por caprichos de Andrés López Obrador, se quedaron sin estímulos económicos?

En la mañanera del jueves 5 de noviembre del 2020, López Obrador defendió la distinción que el Conacyt hizo a su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, como investigadora nivel 1. Dijo que “Beatriz aplicó su examen y pasó”. Ni que fuera el CENEVAL. Para ingresar y permanecer en el S.N.I. se evalúan expedientes académicos, no se hacen exámenes. ¡Qué ignorancia la del Presidente de México!

López afirmó que su esposa es profesora-investigadora, es decir, tiene una plaza de tiempo completo en alguna universidad pública mexicana. ¿Cómo hace la señora Beatriz para cumplir con tareas diplomáticas en Europa, dar clases, investigar, ser madre, mostrar desinterés por los niños con cáncer y acompañar al marido López?

Dos días antes, el 3 de noviembre del 2020, Reporte Índigo denunciaba que, el Conacyt había retirado las becas a los estudiantes de posgrados en filosofía, adscritos a la UNAM. ¡Cómo así! La esposa del Presidente de México es reconocida por el Conacyt como miembro del sistema nacional de investigadores [S.N.I.] y no denuncia el atropello que comete el gobierno que encabeza su marido. ¿Y la empatía? No entiendo a la familia que habita Palacio Nacional. Su comportamiento es insensible y egoísta. La decepción en el gremio científico, es generalizada. 

Culto a la personalidad y ambición desmedida. Desolador. Indigna. ¿De qué sirve que hayan ingresado cerca de 10 mil nuevos investigadores al S.N.I. si no hay espacios en las universidades y centros de investigación para que se desarrollen?

El viernes 6 de noviembre del 2020, entre las 4 y las 6 de la tarde, en Miembros del Sistema Nacional de Investigadores – SNI Conacyt, página de Facebook, la comunidad científica de México, mostró la incipiente producción arbitrada de la señora Beatriz de López Obrador. A decir de los miembros del S.N.I., a la dama no le alcanza lo que tiene para ser distinguida como S.N.I. nivel 1. No crean que, con dictar ponencias, basta.

Los especialistas en la materia, compartieron evidencia contundente que pone en relieve, el nepotismo presidencial. Mientras la escritora de origen alemán, engrosa su hoja de vida, miles de científicos mexicanos padecemos el desempleo. Duele al maltrato a la comunidad científica mexicana.

Luego de mirar la sesión del Senado mexicano, el pasado 21 de octubre del 2020, en la que consumaron la desaparición de los 109 fideicomisos, me quedó claro que el 99% de los legisladores de Morena, son personas sin la formación profesional necesaria para desempeñar un puesto de tal importancia. Podrán tener las mejores intenciones, pero carecen de preparación: votan en bola y responden a creencias. Muchos desconocían el dictamen que estaban votando (no lo leyeron).

No sé qué es peor, la corrupción del PRI o la ignorancia de Morena. Obrador hace y deshace, no sólo por tener mayoría en las cámaras, sino porque los representantes de morena son indigentes intelectuales: no hay argumentación, únicamente servilismo. Andrés Manuel López Obrador ama a la gente sin educación escolar, incluida la de su partido, porque la mangonea a placer. Luego de escuchar las intervenciones de los Senadores morenos (excepto Monreal y Batres), concluyo que no tienen idea de qué va la política: son unos acarreados improvisados.

¡Pobre México! Antes estaba en manos de corruptos, ahora está bajo el control de iletrados movidos por impulsos, prejuicios y rencores. No desconozco el daño histórico ocasionado por el PRI, pero, seamos honestos, a su manera, Morena también es un desastre

Dejando las ideologías a un lado, aceptemos que la maldad y la ignorancia son igual de perjudiciales para la nación mexicana: no se gobierna desde la voluntad sino desde el conocimiento. Los débiles mentales, por más buenas personas que sean, también incendian hogares. Por cierto, las intervenciones de las senadoras por Guanajuato, durante la sesión, fueron penosas.

Epílogo

El jueves 3 de diciembre el portal LatinUS, denunció que Felipa Obrador, prima hermana del Presidente de México, fue beneficiada (vía Pemex) con un contrato que asciende a más de 365 millones de pesos mexicanos. También informó que el gobierno de AMLO otorgó contratos millonarios a 18 empresas fantasma. Para rematar: se supo que la escritora Gutiérrez Müller gastó medio millón de pesos mexicanos, en su breve e infructuoso viaje con pretensiones diplomáticas por Europa. El gobierno lópezobradorista se está mostrando corrupto, hasta el tuétano.

¿Cómo explicar la popularidad del tabasqueño a pesar de sus corruptelas, ineptitud y mentiras? El fanatismo y la ignorancia. Morena es una secta y López Obrador su pastor.

INFORME