Quejoso fúrico

Los envidio, definitivamente. No sé cómo le hacen para no parar de escribir. Quizá por eso es que se presentan como escritores. ¡Obvio! Me dirán los compas (o mamagüevos[1],  según…
Ver

Jodorowsky y la danza de la realidad (entre el arte y el chamanismo).

Ver

Guanajuato sí cumple y tiene grandeza: Diego Sinhue

Ver

Gabo y los ‘rolos’: amor de lejos, pero amor real

Ver

Disintegration: 30 años de la oscura joya musical más perfecta y poética

Ver

El derrumbe del Mónaco, el último símbolo de Pablo Escobar se hace polvo

Ver