El senador Alejandro Armenta Mier, de Morena, ha levantado una nueva polémica, con voces de aprobación y voces en contra, al proponer una iniciativa para castigar con castración química a violadores y pederastas.

México podría convertirse en el primer país de América Latina donde la castración química sea obligatoria para quienes abusen sexualmente de niños y de mujeres. Morena, con la mayoría en el Senado y la Cámara de Diputados, impulsa una reforma para ello.

El Grupo Parlamentario de Morena está a favor del combate a la delincuencia contra las mujeres y contra los niños. Esta iniciativa tiene como propósito la castración para violadores de menores y mujeres”, adelantó en conferencia de prensa el Senador Armenta Mier.

México, refirió el Senador Armenta, es el primer lugar a nivel mundial en materia de abuso sexual, abuso físico y homicidio en menores; durante el año pasado se registraron oficialmente alrededor de 4.5 millones de personas de víctimas

Una de las justificaciones del Senador es que en el estado de Puebla, de donde es originario, acumula 800 feminicidios y el 70% son con violación, por lo que es momento de poner un freno a esta situación de violencia.

En Colombia desde abril de este año se aprobó en el Senado por unanimidad el proyecto de ley que permite la castración química de violadores de niños, niñas y adolescentes. Apenas la semana pasada Radio Caracol Noticias informó que en el primer debate, de dos, se registraron 14 votos a favor del sí y seis por el no, para que la ley se implemente en definitiva.

Según datos oficiales cada dos horas un menor de edad es violado en Colombia, y existe un registro oficial de que en 2017 fueron abusados sexualmente 17 mil niñas y niños.

Perú inició un debate similar al de México y Colombia en mayo pasado, ante el problema que, según datos oficiales, alcanzó tan sólo en 2010 alrededor de 200 mil violaciones a menores de edad. La polémica derivó en un retiro de la propuesta legislativa en junio.

Actualmente la castración química para violadores, de menores de edad o mujeres, es aplicada en Estados Unidos (en 9 estados), Polonia, Rusia, Moldavia y Estonia. Y bajo la modalidad de voluntaria –a solicitud del acusado para reducir penas o por voluntad propia- en el Reino Unido, Australia, España, Francia y Argentina.

En un artículo publicado el 28 de junio de 2018, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) expone, ‘grosso modo’, las consideraciones de científicas al respecto.

Hay tres motivos que hacen que académicos de diversas disciplinas duden de la efectividad de la pena: la castración química inhibe el deseo sexual, pero no imposibilita la erección; los crímenes sexuales buscan el dominio de sus víctimas más que la satisfacción sexual; y la castración química como castigo impuesto viola diferentes derechos humanos de los individuos, como el derecho a la salud o el derecho a la autodeterminación”.

El nuevo debate nacional está servido.

  • Intervención fotográficaRuleta Rusa
Avanzando