Nicolás Maduro se ha endurecido. Tras la crisis por la sublevación militar fallida del 30 de abril, ha vuelto a las andadas. Ahora asume más pleno su papel de dictador.

Yo autorizo a nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana a responderle a Iván Duque con toda la fuerza y contundencia moral que merece una respuesta de dignidad a la oligarquía bogotana”, lanzó ayer Maduro el grito de guerra contra el presidente de Colombia, según registró CNN.

La ofensiva se da luego que Duque aseguró en entrevista para Europa Press que las fuerzas militares venezolanas están divididas, por lo que llamó a los militares venezolanos a apoyar a la Asamblea Nacional que encabeza el líder opositor Juan Guaidó. Lo que ‘calentó’ a Maduro que terminó por llamar a Duque: “bastardo oligarca“.

Maduro ordenó el pasado 23 de febrero la ruptura de las relaciones diplomáticas con Colombia, tras acusar a Iván Duque de “prestar” el territorio colombiano a Estados Unidos para una supuesta invasión militar.

Nuestro gobierno no ha nombrado embajador allá ni reconocemos embajador de Maduro, pues su mandato terminó el 9 de enero. Es un simple dictador que ocupa por la fuerza Miraflores“, le respondió ese mismo día la vicepresidenta colombiana, Marta Lucía Ramírez, de forma contundente a través de Twitter.

 

Apenas el viernes pasado en plena visita de Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para Derechos Humanos, Maduro ordenó el arresto de al menos seis opositores –todos militares-, que ahora están desaparecidos

El apresamiento de los militares opositores, que ya reflejan diversos diarios internacionales, fue realizado por agentes del temido Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).

Los detenidos, a los que organizaciones de derechos humanos ya clasifican entre las ‘desapariciones forzadas’, son los coroneles retirados de la Aviación Miguel Castillo Cedeño y Francisco Torres Escalona; el capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo; el general de brigada de la Aviación, Miguel Sisco Mora, director del Servicio Autónomo del Aeropuerto del Estado de Aragua y expresidente de la Compañía Hidrológica del Centro; y los policías José Valladares y Miguel Ibarreto, según dieron a conocer desde el fin de semana medios como Crónica Uno.

Tres funcionarios del Sebin entraron a la fuerza en la casa de mi abuela, en Santa Mónica (Caracas), con armas largas, encapuchados y se llevaron a mi papá (…) Hago responsable de esto a Maduro y a su régimen, y quiero saber dónde está mi papá”, ha dicho María Castillo, hija del coronel Castillo, en un video para el diario venezolano El Pitazo.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, lanzó un tuit el domingo pasado para exigir conocer sobre el paradero de los nuevos desaparecidos.

Exigimos respuestas de parte de la dictadura de @NicolasMaduro sobre el paradero del Gral Br AV Miguel Sisco Mora, Cap. Rafael Acosta y comisarios del CICPC Miguel Ibarreto y José Valladares. La represión y la tortura debe cesar ya en #Venezuela! #OEAconVzla #RP2”, tuiteó Almagro.

A su salida de Venezuela, la alta comisionada de la ONU para Derechos Humanos, aseguró que Nicolás Maduro se comprometió a acatar con “serenidad” las recomendaciones tras el informe final sobre la crisis que se hará público el próximo 6 de julio. Mientras, detenía descaradamente a sus opositores horas antes de despedir a Michelle Bachelet.

INFORME