Encalvada en las montañas de Cantabria, la cueva de Altamira conserva una serie de pinturas que muestran los albores del ser humano en la prehistoria.

Su descubrimiento por una niña revolucionó en el siglo XIX el pensamiento mundial y dio inicio al estudio más profundo sobre los orígenes del hombre, Después de conocerse las pinturas de Altamira, todo cambió para siempre en la historia de la humanidad.

La cueva de Altamira es considerada la más antigua de la prehistoria -de las descubiertas hasta hoy- y es considerada como la ‘Capilla Sixtina del Paleolítico

Caballos, bisontes y humanos conviven en los muros de esta cueva a través de hermosas pinturas, muchas de las cuales se asemejan a imágenes en 3D, que inspiraron a grandes artistas plásticos como Pablo Picasso.

  • Foto: Especial
BICI