La justicia contra las víctimas de la dictadura de Videla y su ‘gorilato’ militar en la Argentina espera con los nuevos juicios a cinco responsables de asesinatos y desapariciones.

El Tribunal Oral Federal 2 de San Martín abrió ayer un nuevo juicio contra cinco militares en retiro, acusados por delitos de lesa humanidad por ser partícipes de los ‘vuelos de la muerte’, el atroz método de asesinato y desaparición de opositores a la dictadura militar de Videla.

Santiago Riveros, quien fue comandante de Institutos Militares, así como a los aviadores Luis del Valle Arce, Delsis Malacalza, Eduardo Lance y Alberto Conditi, integrantes del batallón de Aviación 601 del Ejército, ubicado en la localidad bonaerense de Campo de Mayo, son los acusados.

Los exmilitares enfrentan cargos por el secuestro, torturas y homicidio de Juan Carlos Rosace, Adrián Enrique Accrescimbeni, Rosa Eugenia Novillo Corvalán y Roberto Ramón Arancibia, cuatro personas que estuvieron recluidas en la guarnición militar del Campo de Mayo, un centro clandestino de detenciones desde donde salían los llamados ‘vuelos de la muerte’.

Durante la dictadura militar en la Argentina, de 1976 a 1983, cientos de personas fueron arrojadas desde aviones hacia el Río de la Plata o el mar; estos eran los llamados ‘vuelos de la muerte’ que se utilizaban para acallar a los disidentes

Cientos de personas fueron arrojados con vida, al Río de la Plata o el mar, desde aviones militares durante la dictadura militar de Videla.

La Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad creada ex profeso para investigar los crímenes de la dictadura, logró que a través de 156 sentencias 703 personas fueron sentenciadas por sus crímenes.

El último gran juicio se desarrolló en noviembre de 2017 contra 52 soldados y dos civiles sentenciados a diversas penas de prisión por participar en los ‘vuelos de la muerte’ y otros crímenes cometidos en el centro de tortura Escuela de Mecánicos de la Armada (ESMA).

En el llamado megajucio fueron condenados a cadena perpetua el ex capitán de la armada Jorge Eduardo Acosta y el ex espía Alfredo Astiz, alías El Ángel de la Muerte, entre otros personajes siniestros de la dictadura.

Se estima que al menos unas 5 mil personas pasaron por el centro clandestino de Campo de Mayo, de la cuales muy pocas sobrevivieron a las torturas.

La jueza Alicia Vence es la responsable del nuevo juicio contra los cinco aviadores militares retiraros, basada en los testimonios de unos 400 militares que, durante su paso por la guarnición de Campo de Mayo en su servicio militar obligatorio, presenciaron u oyeron cómo salían esos vuelos por las noches.

“(Su labor) consistía en organizar, planificar y materializar los denominados ‘vuelos de la muerte’. Para ello recibían a las víctimas que eran trasladadas al Batallón de Aviación 601 de Campo de Mayo. Allí eran subidas, vivas o muertas, a los aviones y/o helicópteros del Batallón que luego despegaban y durante el vuelo eran arrojadas a las aguas del Río de la Plata y/o al océano Atlántico para que no fueran encontradas, debido a la clandestinidad del accionar desplegado por las Fuerzas Armadas”, se expone en parte del texto que da causa al nuevo juicio.

  • Fotos: Especial
OCT 2