La pandemia agrava la situación de crisis humanitaria en Venezuela, además de acentuarse el talante dictatorial de Nicolás Maduro.

No conforme tener hundida Venezuela en una crisis humanitaria, Maduro sigue persiguiendo a opositores y periodistas críticos contra su gobierno. La Alta Comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, actualizó ayer el informe de violaciones persistentes a los derechos por parte del régimen.

“(La población) sigue padeciendo graves violaciones a sus derechos económicos y sociales debido a los bajos salarios, los altos precios de los alimentos o las persistentes carencias de los servicios públicos (…) continuaron los ataques y la obstaculización del trabajo de parlamentarios de la Asamblea Nacional”, informó ayer Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, según reporta la agencia EFE.

A ello dijo se suman decisiones que afectan la posibilidad de construir condiciones para elecciones democráticas; esto a raíz de las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela que en días pasados nombró a nuevos rectores para el Consejo Nacional Electoral, sin el consenso con las fuerzas políticas de oposición.

Pese a que persiste la mano dura de Maduro, Bachelet sido que existen algunos pequeños avances como la disminución de la violencia en los centros penitenciarios.

Michelle Bachelet denunció en su informe actualizado -sobre el de 2019- que en Venezuela persisten los arrestos arbitrarios a periodistas, sindicalistas, profesionales de la salud y personas que han protestado por la falta de servicios públicos

Nicolás Maduro sigue utilizando la violencia de Estado para someter a sus opositores.

El informe presentado ayer por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, fue rechazado de inmediato por el embajador venezolano ante la ONU, Jorge Valero tras acusar que dicho informe carece de fuentes confiables.

Incorpora información de fuentes de escasa credibilidad sin haber sido debidamente contrastadas con las autoridades venezolanas. Excluye los importantes progresos alcanzados en la mesa de diálogo nacional entre el Gobierno venezolano y los diversos partidos de la oposición (…)

“Si se condenaran la politización y los dobles raseros de este consejo hoy no se estaría hablando de Venezuela sino de las graves violaciones que se están cometiendo en países donde la discriminación racial y la violencia contra minorías y grupos vulnerables campean a sus anchas, como ocurre en Estados Unidos”, declaró Valero.

Maduro pelea por oro en banco del Reino Unido

Tras la resolución de un juez británico para impedir que el gobierno de Nicolás Maduro pueda retirar 1 mil millones de dólares en oro depositados en el Banco de Inglaterra, Venezuela reaccionó acusando un ‘delito de exterminio’.

Negar el oro a Venezuela para atender la pandemia es cometer delito de exterminio (…) El Banco de Inglaterra también pretende ser ahora el rector de las leyes de Venezuela. ¡No señor! Usted lo que es un depositario y lo que hace es guardar oro. Limítese a su tarea y a cumplir las órdenes de sus clientes que es la República Bolivariana de Venezuela y no una banda de criminales”, reclamó la vicepresidenta Delcy Rodríguez, reporta la agencia AFP, luego que el juez Nigel Teare ordenó entregar el oro al líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de 50 países.

Las diferencias con los europeos no son nuevas, pues esta semana Maduro se convirtió en el centro de nuevas críticas tras expulsar a la Jefa de la Delegación de la Unión Europea en Caracas, Isabel Brilhante Pedrosa, luego de declararla “persona non grata”.

Esta expulsión fue una respuesta del gobierno de Maduro a las sanciones que la Unión Europea impuso a 11 funcionarios por participar en actos antidemocráticos y contra el Estado de derecho, a juicio de la UE. Como respuesta, el lunes pasado Maduro ordenó la expulsión de la Embajadora Brilhante Pedrosa. Aunque ayer fue restituida tras un acuerdo diplomático tras la advertencia de un “aislamiento internacional”.

BICI