La tensión en las calles de Caracas, Venezuela está desbordada en protestas y violencia contra la ‘dictadura blanda’ de Maduro.

 

Las barricadas se han convertido en escenario natural y cotidiano en la capital.

Las marchas no cesan. Las protestas arrecian frente a un gobierno que tiene hundido a su pueblo. Venezuela está en plena desobediencia civil hasta donde tope para echar abajo las pretensiones de Maduro que amenaza veladamente con perpetuarse en el poder, y amenaza abiertamente con abandonar la Organización de Estados Americanos (OEA).

El 1 de mayo Maduro fue contundente al anunciar una medida que muchos consideran arbitraria y que abre la puerta a una revolución contra el poder.

Maduro anuncia la convocatoria a la Asamblea Constituyente.
Maduro anuncia la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente.

Hoy primero de mayo, anuncio que en uso de mis atribuciones presidenciales, como jefe de Estado, constitucionales de acuerdo al artículo 347, convoco al poder constituyente originario para que la clase obrera y el pueblo, en un proceso popular constituyente convoque una Asamblea Nacional Constituyente. […]. No dejaron más alternativa. […] ¿Quieren diálogo? Poder constituyente. ¿Quieren paz? Poder constituyente. ¿Quieren elecciones? Poder constituyente”, expresó Nicolás Maduro ante los venezolanos de acuerdo al reporte de medios internacionales.

Según relata en una completa crónica para el diario El Mundo la periodista Andreina Itriago, el lunes 1 de mayo tras el anuncio de Maduro: “Cada tanto se escuchaba un grito de esos que sale del alma: ‘Maduro, hijo de puta’. Cada tanto se escuchaba la explosión de un cohete”. Las barricadas ahora son algo ‘natural’ y cotidiano en la capital venezolana.

Como en la Argentina del fallido presidente De la Rúa, los venezolanos salieron el 1 de mayo a golpe de ‘cacerolazo’ para protestar. De hecho el hashtag #cacerolazo fue ‘trending topic’

Las protestas se han multiplicado desde hace una semana en las calles de Caracas.
Las protestas se han multiplicado desde hace una semana en las calles de Caracas.

¿Pero qué significa la rabia del pueblo venezolano? El portal de noticias Prodavinci, uno de los más leídos e influyentes en Venezuela explica grosso modo el tema.

El argumento político del oficialismo es bastante obvio: mientras haya un proceso Constituyente quedan oficialmente suspendidos todos los comicios para gobernadores, alcaldes y también para presidente.

La Constituyente ayuda así a darle un barniz “legal” a la situación de facto que nos cobija: que el chavismo ya no gana elecciones y que dejó de estar dispuesto a medirse bajo sus propias reglas constitucionales y electorales”, relataba ayer en el portal Prodavinci con un artículo preciso el analista y catedrático Michael Penfold.

Para profundizar en los orígenes y las claves de esta crisis que tiene al pueblo venezolano hundido en la miseria, el hambre, la violencia y el desorden, vale la pena leer el completísimo artículo del escritor venezolano Vicente Ulive-Schnell, colaborador de Ruleta Rusa mxInstrucciones para hervir sapos: destruyendo la democracia en Venezuela

Diversos medios internacionales dan cuenta que el propio presidente de la Asamblea Nacional el congresista Henry Ramos Allup ha llamado a “rebelarse” ante esta pretensión de Maduro para soterrar a la oposición y a la democracia en Venezuela

La represión del gobierno de Maduro es permanente.
La represión del gobierno de Maduro contra su pueblo es permanente.

En su cuenta de Twitter, el diputado Ramos Allup expresó el 1 de mayo por la tarde, sin ambages: “Sigue golpe Estado continuado. Lo que convocó Maduro no es una constituyente sino una prostituyente. ¿Por qué no hacen elecciones vencidas? (…) No puede haber Asamblea Constituyente sin bases comiciales aprobadas por votación universal, directa y secreta por todos los electores REP“.

Las marchas y protestas previas a la del 1 de mayo ya han dejado más de 30 muertos y más de 600 heridos directamente por la represión del gobierno de Maduro. Los líderes de oposición, encabezados por Henrique Capriles, reclaman que se convoque de inmediato a una elección presidencial para frenar la crisis. Maduro acusa a los opositores de que están generando “un golpe de Estado” con sus acciones.

Para dar una idea de lo que pretende Maduro basta echar un vistazo a la historia. La última convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente ocurrió en 1999. Un ex militar que apenas se había hecho con el poder fue el responsable. Hugo Chávez duró 14 años en el poder hasta que la muerte lo alcanzó. Y ahora Maduro pretende repetir esa historia.

El futuro es incierto. Mientras tanto Venezuela está en llamas.

  • Fotos: Reuters/AFP/AP/Prodavinci