El Perú vive un nuevo escándalo político al revelarse que políticos y personajes influyentes lograron obtener la vacuna antiCovid desde el año pasado.

Perú vive días convulsos al destaparse que desde septiembre de 2020 al menos 487 funcionarios, entre ellos el ex presidente Martin Vizcarra, el Nuncio Apostólico y hasta el polémico Alberto Fujimori, fueron vacunados en secreto con la vacuna china Sinopharm.

El ‘vacunagate’ fue revelado por el presidente en turno Francisco Sagasti, quien envío una lista de los funcionarios y personas beneficiadas por esta acción unilateral que ahora investiga el Congreso, la Fiscalía y una comisión, según da a conocer el diario El Comercio.

Además de los políticos fueron vacunados familiares de éstos y amigos seleccionados en secreto. La lista de los 487 vacunados fue originalmente aportada por la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), quien la entregó al gobierno en turno de Sagasti

En el mes de noviembre del año pasado, en el ejercicio de mi profesión médica como consultor del equipo de investigación fui vacunado. No era ni soy alto funcionario público. No era tampoco candidato al Congreso ni pensaba serlo en ese momento, por lo que considero no cometí ningún acto irregular. Es muy injusto que se pretenda involucrar a Keiko Fujimori o Fuerza Popular con mi trabajo médico”, se defendió en Twitter el ex congresista y actual candidato de Fuerza Popular, Alejandro Aguinaga quien recibió la vacuna en diciembre, de acuerdo a los registros de la UPCH, y no en noviembre como asegura, lo que avivó las críticas en su contra.

Políticos y sus familiares y amigos, funcionarios públicos, líderes de partidos políticos, jerarcas de la Iglesia Católica y hasta empresarios fueron beneficiados en secreto con dos dosis de la vacuna china Sinopharm. Entre septiembre y diciembre de 2020

El ex presidente Martín Vizcarra ya es investigado por las irregularidades en el proceso de vacunación anticipada.

Esta vacuna candidata me fue aplicada a mí y a miembros del equipo a cargo de la respuesta frente a la pandemia de manera voluntaria asumiendo individualmente cada uno el riesgo que implica un producto aun no evaluado en fase 3 y a sabiendas de que se desconocía su real eficacia y seguridad”, se defendió este fin de semana ahora ex viceministro de Salud Luis Suárez-Ognio, quien tuvo que dimitir tras el escándalo.

La Fiscalía General de Perú abrió una carpeta de investigación contra el ex presidente Martín Vizcarra para determinar si abusó de su poder para aplicarse la vacuna junto con los 486 señalados en la lista de la UPCH.  

De acuerdo a la información oficial del gobierno peruano los ensayos clínicos de la vacuna Sinopharm se desarrollaron entre septiembre y diciembre de 2020 con 12 mil voluntarios, ahora se sabe que al menos 487 personas de la élite política aprovecharon para hacerse con las dos dosis en secreto.

El escándalo ha hecho renunciar a Pilar Mazzeti, ministra de Salud, quien aseguraba que ella no se vacunaría “hasta el final”; luego se supo que ya estaba vacunada y dimitió.

Otra funcionaria que renunció fue Elizabeth Astete, ahora ex titular de Relaciones Exteriores, tras admitir que recibió la vacunación anticipada. Y finalmente el ex viceministro de Salud Luis Suárez-Ognio.

INFORME