Mientras el caos vuelve a las calles de diversos países que protestan por las nuevas restricciones ante el aumento de contagios por Covid, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) aprobó el uso de vacunas en niños para tratar de menguar la crisis.

La vacuna autorizada por la EMA es la Pfizer-BioNTech, que se aplicará a menores en edad escolar. El esquema será con dos aplicaciones, entre intervalos de tres semanas, con una dosis de un tercio de lo que reciben los adultos.

La EMA expuso en un panel de expertos, según reporta la agencia AFP, que se “recomendó ampliar la indicación para la vacuna Comirnaty para incluir a los niños de entre 5 y 11 años”.

De acuerdo a los estudios clínicos se ha demostrado que la vacuna de Pfizer- BioNTech tiene una eficacia del 90.7 por ciento para prevenir el Covid entre los menores de edad

Mientras Europa celebra la vacunación a menores de edad, en Sudáfrica el miedo vuelve, al igual que los contagios masivos, al detectarse una nueva cepa del coronavirus con 30 mutaciones.

La vacuna Comirnaty está fabricada bajo el modelo de ARN (ácido ribonucleico) mensajero, y desde ayer su aplicación está aprobada por la EMA en 27 países miembros de la Unión Europea. En otros países, como Estados Unidos, Canadá e Israel ya se aplica también.

Mientras Europa anuncia este avance, en Sudáfrica las noticias son desalentadoras tras detectarse que hay una nueva variante del coronavirus con más de 30 mutaciones, cuyo impacto aún es desconocido, como su origen.

La nueva cepa, clasificada como B.1.1.529, se descubrió en la provincia de Gauteng – a la que pertenecen las grandes metrópolis de Johannesburgo y Pretoria- y coincide con el aumento de casos de contagio en la nación africana.

La variante nos sorprendió, tiene un gran salto evolutivo, muchas más variantes de las que esperábamos, especialmente después de una tercera ola de (variante) Delta muy severa. Podríamos ver potencialmente esta variante expandirse muy rápido”, alertó el profesor Tulio de Oliveira, de la Plataforma de Innovación en Investigación y Secuenciación de KwaZulu-Natal, según registra la agencia EFE.

Ya desde diciembre de 2020 se había detectado también en Sudáfrica una de las cepas de coronavirus más peligrosas, con 23 mutaciones, que causó una ola de contagios y muertes por su agresividad. La historia se vuelve a repetir ahora.