Estados Unidos y Canadá iniciaron formalmente las consultas, al amparo del T-MEC, para mostrar su desacuerdo con México respecto a su política energética que da prioridad a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex).

La Secretaría de Economía de México informó que es la cuarta vez que se utiliza el mecanismo de las consultas a la política energética, para disolver las diferencias entre los países socios del TMEC.

Hemos expresado repetidamente serias preocupaciones sobre una serie de cambios en las políticas energéticas de México y su cumplimiento con los compromisos de México (…) Las empresas de Estados Unidos siguen enfrentando un trato injusto en México”, aseguró en un comunicado Katherine Tai, representante comercial de Estados Unidos, según registra la agencia AP.

También Canadá anunció que realizará también sus consultas con México sobre la política energética, pues considera que son “inconsistentes” con el T-MEC.

Estamos de acuerdo con Estados Unidos en que estas políticas son inconsistentes con las obligaciones de México en el T-MEC”, expresó también en un comunicado Alice Hansen, portavoz de la Ministra de Comercio Internacional de Canadá, Mary Ng, según la agencia Reuters.

Ante ello el presidente Andrés Manuel López Obrador respondió con una canción de Chico Ché, un musico tabasqueño ya fallecido, para zanjar las llamadas de atención de los socios comerciales de México.

Uy, qué miedo, mira cómo estoy temblando…”, sonaron los acordes de la canción de Chico Che en Palacio Nacional, mientras AMLO terminó por decir: “No va a pasar nada”.

Al margen de las disputas comerciales con México en materia energética, el presidente Joe Biden anunció una serie de inversiones multimillonarias de Estados Unidos para crear las primeras fuentes de energía eólica en el Golfo de México y otras acciones energéticas de energías limpias para apoyar el cambio climático

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, respondió con una canción de Chicho Che a los reclamos de Estados Unidos.

Los conflictos por la política energética de México no son nuevos y se avivaron con la fallida Reforma Eléctrica, que fue socavada por la oposición en la Cámara de Diputados, que pretendía otorgar a la CFE el control mayoritario para la generación de energía, afectando las inversiones extranjeras para producir energía limpia.

Aunque los reclamos siguen vigentes pues Estados Unidos considera que la Ley de la Industria Eléctrica de México, otorga una ventaja “injusta” a la CFE por sobre las empresas privadas estadounidenses que producen energías limpias -solar o eólica, por ejemplo-. Y rechazar, retrasar y suspender los permisos -aún los vigentes- para la producción de dicha energía.

Además se suma el rechazo a que Pemex sea el único favorecido con ampliar indefinidamente las regulaciones para que atienda los estándares internacionales y cumpla con el límite para integrar azufre como componente del diésel.

Las políticas de México han cortado en gran medida las inversiones estadounidenses y de otro tipo en la infraestructura de energía limpia del país, incluidos pasos significativos para revertir las reformas que México realizó anteriormente para cumplir sus objetivos climáticos en virtud del Acuerdo de París”, expresó Katherine Tai, representante comercial de Estados Unidos.

México tiene ahora 75 días para resolver las disputas por las consultas de Estados Unidos y Canadá. Si no se llega a un acuerdo satisfactorio, los países socios pueden solicitar un panel de resolución al amparo del T-MEC.

Desde la entrada en vigor del Tratado (T-MEC), Estados Unidos inició un procedimiento en contra de Canadá por la distribución de cupos en el sector lácteo; Canadá en contra de Estados Unidos por una medida de salvaguarda en materia de células fotovoltaicas; y México y Canadá en contra de Estados Unidos por la interpretación y aplicación de las reglas de origen en sector automotriz”, justificó la Secretaría de Economía de México sobre los nuevos reclamos.

Si los países en conflicto con México no pueden llegar a un acuerdo después de 75 días de conversaciones, pueden solicitar la intervención de un panel de resolución de disputas en virtud del T-MEC, y México podría tener nuevos aranceles como castigo ante los reclamos irresueltos.

  • Fotos: Especial