Parece una historia del tipo ‘Ripley’s Believe It or Not’. Trump el vocero del supremacismo blanco y la xenofobia ha reculado en el tema migratorio abriendo una prórroga hasta 2020 al Estatus de Protección Temporal.

Donald Trump ha ordenado conceder hasta enero de 2020 permisos extraordinarios de asilo a ciudadanos de El Salvador, Nicaragua, Haití y Sudán. Gracias a un mandato judicial que da amparo a los ciudadanos afectados por conflictos bélicos o desastres naturales.

Este amparo extraordinario tiene origen en una resolución que en octubre de 2018 determinó Edward Chen, un juez de San Francisco, al bloquear el amparo migratorio que Trump ordenó para evitar la suspensión del llamado TPS (Estatus de Protección Temporal), según da a conocer la DW.

El juez Chen consideró que el bloque al TPS, que ordenó Trump, suponía un ‘daño irreparable’ para los inmigrantes y sus familias que tendrían que abandonar Estados Unidos

Este viernes el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos adoptó la medida que este viernes se hará pública, lo que supone un alivio, aunque temporal a todas las familias de inmigrantes afectados por las circunstancias de sus países.

El TPS fue creado por el Congreso estadounidense en los años 90 con fines humanitarios y otorgó por primera vez a Sudán, en 1997, el beneficio. Nicaragua obtuvo el mismo estatus en 1999. El Salvador en 2001. Y Haití en 2010.

Los períodos del permiso se renovaban de forma automática cada 18 meses, hasta que Trump inició el pleito legal para suprimirlo.

De acuerdo a cifras oficiales del gobierno norteamericano, en 2018 Trump ordenó la deportación de 263 mil salvadoreños, 86 mil hondureños, 58 mil haitianos, 5 mil 300 nicaragüenses y poco más de mil sudaneses.

Algo que tendrá que esperar hasta enero de 2020, por lo pronto.

INFORME