Desde la noche del viernes se dio a conocer el resultado de un acuerdo forzado por la amenaza de nuevos aranceles a México. Se acabó la política del ‘bienvenidos’.

México cargará de inmediato con 8 mil migrantes centroamericanos que han pedido asilo a Estados Unidos, además de cerrar su frontera sur al paso de más caravanas migrantes. Militares y deportaciones son parte de la nueva política migratoria de AMLO para evitar nuevos aranceles de Trump.

Se impuso la política sobre la confrontación y debo reconocer que hubo voluntad para buscar una salida negociada al conflicto de parte del presidente Donald Trump y de sus principales colaboradores.

Al presidente Donald Trump no le levanto un puño cerrado, sino la mano abierta y franca, y le reiteramos nuestra disposición a la amistad, el diálogo y la colaboración” dijo el sábado pasado AMLO durante un mitin político en la ciudad de Tijuana.

La aceptación al mandato de Trump fue recibida como algo negativo por parte de sectores políticos de oposición, bajo el argumento de que afectan la soberanía nacional.

En lo que va del año el gobierno mexicano ha dado paso libre a México a cerca de 521 mil migrantes centroamericanos, de los cuales casi 160 mil son menores de edad

Desde el jueves pasado los operativos migratorios son parte de lo cotidiano en la frontera sur. Aunque del acuerdo de AMLO y Trump, del que no hay aún un documento oficial, no se conocen aún los detalles, vigencia u otros elementos que permitan entender mejor los alcances y las consecuencias.

Por lo pronto esta semana México recibe a 8 mil migrantes centroamericanos que estaban en Estados Unidos esperando asilo. A partir de ahora así será. México asumirá el papel de “tercer país” seguro –luego de Canadá y Estados Unidos- para resolver las peticiones de asilo, con la consiguiente carga económica para mantener a los migrantes en espera de una respuesta favorable.

Cínico como es, Trump primero tuiteó que como parte del acuerdo México le comprará a Estados Unidos más productos agrícolas y que pronto daría a conocer los detalles del mismo.  Este domingo en una entrevista a The New York Times dijo no descarta con volver a imponer los aranceles a México si no ve resultados.

En contraparte, desde el sur, Luis Escobar Alas, arzobispo de San Salvador, lamentó la nueva política migratoria de AMLO.

Lo hemos visto actuando con tanta humanidad y ahora pareciera que ya no puede, que le doblaron el brazo cuando lo presionan con impuestos, etcétera”, recriminó el Arzobispo Escobar.