El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha endurecido su postura ante el rechazo de los demócratas para autorizarle el presupuesto necesario para construir el muro que ha venido ofreciendo desde su campaña presidencial.

Bajo el argumento que existe una ‘crisis de seguridad’ en la frontera con México, Tump alista los últimos detalles para decretar una emergencia nacional y construir un muro, ahora de acero, sin la aprobación del Congreso dominado por legisladores demócratas.

Hay una crisis humanitaria y de seguridad nacional“, dijo este lunes en conferencia de prensa el vicepresidente Mike Pence, según reporta el diario The Washington Post, anticipando que con la primavera el cruce de inmigrantes aumentará y con ello los problemas de seguridad.

Trump está exigiendo al Congreso un presupuesto inicial de 5 mil millones de dólares para construir el muro; pero ha sido rechazado

Lo vamos a construir de acero. Será menos molesto y más fuerte y podremos usar nuestras grandes compañías para hacerlo. Así que vamos a hacer una barrera de acero y eso nos dará una gran fuerza en la frontera“, tuiteó Trump este lunes.

Previamente, ya había declarado a la prensa que podría llamar a una emergencia nacional y con ello comenzar la construcción del muro sin necesidad de que lo apruebe el Congreso.

Podemos llamar a una emergencia nacional. No lo he hecho. Puedo hacerlo. Puedo hacerlo. Podemos llamar a una emergencia nacional y construirlo muy rápido. Es otra forma de hacerlo”, expuso el fin de semana.

Pese a que Trump logró en diciembre de 2018 que México se obligase a invertir 25 mil millones de dólares, durante los próximos cinco años, para frenar el avance de inmigrantes, el presidente norteamericano persiste en su idea de levantar a como dé lugar el muro.

Avanzando