Los efectos de la ‘guerra comercial’ que ha emprendido Donald Trump, presidente de Estados Unidos, contra China se agravan.

Fiel a su estilo provocador, Trump generó una nueva sacudida económica mundial al anunciar que subirán los aranceles o impuestos por importación a los productos chinos a partir del 10 de mayo. Nuevos aumentos en los precios vendrán en cascada con cargo a los consumidores de todo el mundo.

Durante 10 meses China ha estado pagando aranceles a Estados Unidos de 25 por ciento sobre 50.000 millones de dólares en bienes tecnológicos, y de 10 por ciento sobre 200.000 millones de dólares en otros bienes. Los de 10 por ciento subirán a 25 por ciento el viernes“, tuiteó Trump este domingo.

Trump ya había advertido a finales de 2018 que si China no cedía en algunas consideraciones del acuerdo comercial, antes del 1 de marzo de este año, el aumento sería inevitable

Las relaciones económico-políticas de Donald Trump y Xi Jinping, presidente de China, son cada vez más tensas por la ‘guerra comercial’. 

En septiembre de 2018 como represalia a la alianza de China y Rusia, Trump anunció una imposición de aranceles del 10 por ciento por valor de 200 millones de dólares a 5 mil 745 productos chinos, con vigencia a partir del 24 de septiembre.En un comunicado oficial la Casa Blanca anticipó además que los aranceles crecerían al 25 por ciento sobre todos los productos chinos a partir del 1 de enero de 2019.

La ‘guerra comercial’ de Trump ha derivado en afectaciones al comercio internacional por su empeño en gravar el acero y el aluminio –poniendo en riesgo la industria automotriz fuera de Estados Unidos-, fijar reglas de proteccionismo a productos estadounidenses y querer imponer sólo sus condiciones.

China ha cedido desde diciembre de 2018 bajando los aranceles a las importaciones de vehículos norteamericanos, comprando soya bajo las condiciones de Estados Unidos,  y hasta creando un proyecto de ley donde se prohíba la transferencia forzada de tecnología.

Pero Estados Unidos pide cambios estructurales en la economía china que se ha convertido en su principal oponente mundial.