La sacudida comercial de Trump contra China sorprendió a los mercados provocando ayer caídas en las bolsas de Asia, la Unión Europea y hasta Wall Street. Ahora arremete contra México.

Este martes los agricultores y exportadores mexicanos se encontraron con que pagarán más impuestos para vender su producto a Estados Unidos. Ahora, gracias a la política de Trump, desembolsarán al menos 350 millones de dólares extras anuales por la imposición de cuotas compensatorias del 17.5 % al jitomate.

En caso que se logre un acuerdo, cómo se espera, se otorgará un plazo para la entrada en vigor por 30 días, tiempo que se abre para comentarios. En ese periodo los productores mexicanos deberán pagar un 17.5% de cuota compensatoria que se reembolsaría una vez entrando en vigor el nuevo acuerdo“, expuso en un comunicado el Consejo Coordinador Agropecuario ante la medida.

Los nuevos aranceles afectarán al menos  400 mil empleos directos y más de un millón por el efecto multiplicador; sin contar con el aumento del precio con cargo a los consumidores

El aumento en los aranceles es producto del fracaso tras tres meses de negociaciones entre productores y el Departamento de Comercio de Estados Unidos. Desde 1996 los productores mexicanos estuvieron protegidos por el llamado Acuerdo de Suspensión a la Investigación Antidumping a las Exportaciones Mexicanas de Tomate.

El jitomate es el tercer producto que México exporta a Estados Unidos –además de cerveza, en segundo lugar, y aguacate, el primero- y según cifras oficiales en 2018 generó al menos 2 mil millones de dólares para los productores mexicanos. Los estados con mayor producción son Sinaloa y Baja California.

Ante la crisis que se avecina, la Secretaría de Economía admitió que muchos pequeños y medianos productores no podrán hacer frente a la nueva carga tributaria norteamericana. Aunque aún no se anuncian acciones para apoyarles. La esperanza de los productores mexicanos, como ha expresado el el Consejo Coordinador Agropecuario, es que se vuelva a generar un nuevo acuerdo que permita eliminar ese arancel.

Desde el año pasado, como parte de la nueva política de Trump, al renegociarse el Tratado de Libre Comercio se impusieron nuevos aranceles a las importaciones de acero y aluminio mexicano.