El cierre de fronteras en el mundo se ha vuelto una constante. Rusia inició, luego ha seguido China tras controlar el brote original, los 27 miembros de la Unión Europea, la gran mayoría de los países de Latinoamérica, Asia, y ahora Estados Unidos y Canadá.

Donald Trump anunció ayer el cierre de la frontera con Canadá, de mutuo acuerdo con el primer ministro Justin Trudeau. Además de un cierre parcial de la frontera con México. Sólo permitirá los cruces considerados esenciales, para el sector médico y el militar, entre otros, anunció en conferencia de prensa en la Casa Blanca, según dan cuenta medios internacionales.

El comercio no se verá afectado” , tuiteó Trump tras anunciar la medida del cierre de sus fronteras, que se apoya en una ley de guerra, la llamada Ley de Defensa de la Producción, instaurada en los años 50. Estados Unidos registra 115 muertos y más de 6 mil 500 personas infectadas por el coronavirus.

El cierre parcial de las fronteras México y de Canadá, permitirá a Estados Unidos expulsar del país a los migrantes indocumentados sin ningún periodo de detención, ni el debido proceso pues Trump considera que existe un alto riesgo de que los migrantes puedan contagiar a los agentes de la Patrulla Fronteriza, según reporta The New York Times.

El último reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que ya suman 8 mil 657 los muertos en todo el mundo y 207 mil 860 las personas infectadas por el coronavirus

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, muestra los amuletos con que se “protege” frente al coronavirus. El país sigue abierto al mundo, mientras el grueso de los países ha cerrado sus fronteras.

Este coronavirus representa una amenaza sin precedentes, pero también es una ocasión sin precedentes para unirnos contra un enemigo común, un enemigo de la humanidad”, dijo ayer en conferencia virtual desde Ginebra, Tedros Adhanom, director general de la OMS tras llamar a a todos los países del mundo a seguir el ejemplo de Corea del Sur para acabar con la pandemia.

Corea del Sur creó conciencia en su población, amplio la capacidad de sus laboratorios para relizar pruebas, racionó el uso de mascarillas y siguió detenidamente todos los casos de personas infectadas que tuvieron contacto con otras. Además aisló a las personas infectadas fuera de hospitales y hogares, en sitios especiales. Y ha sostenido sesiones de limpieza y desinfección permanente en metros, trenes y autobuses.

En Asia el cierre de fronteras alcanza ahora a Filipinas, Malasia y Singapur -parcialmente-, mientras que en Latinoamérica se ha sumado Brasil tras presentarse la primera muerte por el coronavirus.

Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, Perú, Paraguay y Venezuela, son los países que ya han cerrado sus fronteras ante el avance del coronavirus.

México sigue abierto al mundo, lo que ha generado criticas ante la falta de acciones contundentes e incluso un regaño de la propia OMS frente a la actitud laxa del presidente Andrés Manuel López Obrador que se “protege” con amuletos y evita seguir las recomendaciones internacionales de salud.