Las tensiones internacionales están subiendo de tono otra vez ante el riesgo de una escalada de violencia, pese a la pandemia del coronavirus, ante las amenazas del presidente de Estados Unidos Donald Trump.

Además de cercar navalmente a Venezuela Trump ha provocado también a Irán con la amenaza de respuesta militar por una presunta conspiración para bombardear una base castrense norteamericana en Irak. Rusia, aliada de China, Venezuela e Irán, eleva el tono contra Trump para ponerle freno.

Si esto sucede, Irán pagará un precio muy alto”, fue parte de la amenaza de Trump, a través de Twitter, acusando de tener información sobre el plan de un ataque “furtivo” del régimen de Teherán o sus aliados, a una base militar de Estados Unidos en Irak.

Irán respondió ayer jueves a Trump que sólo actúa en defensa propia.

A diferencia de Estados Unidos, que de manera subrepticia miente, engaña y asesina, Irán sólo actúa en defensa propia. Irán no empieza guerras, pero le da lecciones a quienes lo hacen”, tuiteó en respuesta el canciller iraní Mohammad Javad Zarif.

Desde finales de octubre las bases norteamericanas en Irak han sido blanco de más de 24 ataques con misiles; Estados Unidos acusa que el grupo armado que ataca las bases norteamericanas es financiado por Irán

La flota militar estadounidense rumbo a Venezuela.

En Venezuela las tensiones se han elevado con el cerco naval militar que ha ordenado Trump con el envío de buques de guerra “para combatir al narcotráfico”, luego de haber acusado a Nicolás Maduro de ser narco y socio del capo Rafael Caro Quintero en el trasiego de droga a Estados Unidos.

La semana pasada el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció la demanda formal contra Maduro, por el que se ofreció una recompensa de 15 millones de dólares para quien diera “información” que lleve a su captura.

Este miércoles Trump exigió diplomáticamente a Maduro elecciones democráticas, sin su participación ni la del líder opositor Juan Guaidó, y permitiendo que chavistas y oposición convoquen a un Consejo de Estado para la transición pacífica, que ponga fin a la crisis político-social que se ha desatado con los reclamos de la oposición que reclaman fraudulenta la re-eleccion de Maduro. Al no obtener respuesta, al día siguiente Trump hizo el anuncio del despliegue naval con buques de guerra.

Ayer, Rusia calificó de “burla” el plan de transición que plantea Trump a Nicolás Maduro. Venezuela, al igual que Irán, es país aliado a Rusia.

Como una burla, Washington ha anunciado una improvisación en formar un plan de arreglo con la condición de formar en Venezuela una especie de Gobierno de transición (…)

Rechazamos el bloqueo de la ayuda a Caracas por los mecanismos del Fondo Monetario Internacional. Condenamos la emisión en EE.UU. de la orden de busca y captura contra el jefe de Estado soberano que se basa en falsa acusación de narcotráfico”, dijo la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, según informa la DW.

El mensaje del presidente ruso Vladimir Putin, a través de su Canciller, aún no tiene respuesta de Trump.

Avanzando