Las tensiones entre Corea del Norte y Estados Unidos, que se han amenazado mutuamente con una guerra nuclear, parecen tocar fondo al anunciarse una reunión entre los líderes de ambas naciones.

Donald Trump aceptó la reunión que propone su antagonista Kim Jong-un, presidente de Corea del Norte, para iniciar una serie de negociaciones con miras a regular su programa nuclear, según reveló un alto funcionario de Corea del Sur.

Aunque no se ha especificado el lugar de la reunión, se especula que podría ser en algún lugar de la península de Corea ya que Jong-un, nunca sale de su país. La reunión programada para mayo se da por la intermediación del gobierno de Corea del Sur, luego de que ambas Coreas celebraron juntas los Juegos de Invierno 2017.

La presión de la comunidad internacional y la política ‘dura’ de Trump parece que han propiciado la distensión y el encuentro

Le he explicado al presidente Trump que han sido su liderazgo y sus políticas de máxima presión, junto con la solidaridad de la comunidad internacional, las que nos han traído a esta situación“, expresó el consejero de Seguridad de Corea del Sur, Chung Eui-yong a medios internacionales tras dar la noticia a Trump en la Casa Blanca.

La pelea entre Kim Jong-un y Trump lleva más de un año en el que ambos mandatarios han utilizado mensajes de Twitter para atacarse y amenazar con iniciar una guerra nuclear. Con reservas la Casa Blanca emitió un breve comunicado donde Trump reconoce la medicación de Corea del Sur y espera que la desnuclearización militar de Corea del Norte sea una realidad.