En un acto meramente populista y con miras a su reelección electoral, Greg Abbott, el polémico gobernador de Texas, anunció el veto a la vacunación antiCovid en abierto desafió al presidente Joe Biden.

El veto del Gobernador Abbott, integrante del ala radical republicana -como Donald Trump-, aplica desde esta semana. La orden ejecutiva firmada es clara: nadie puede ser vacunado si no lo desea.

Ninguna entidad en Texas –pública o privada– puede obligar a recibir una vacuna contra la Covid a ningún individuo que se oponga a ello por motivos de conciencia personal, creencia religiosa o razones médicas”, se expone en la orden ejecutiva firmada por Abbott, quien promueve ante el Congreso local que se convierta en ley, según dan a conocer algunas agencias de noticias internacionales.

Si alguien es vacunado ‘contra su voluntad’ para evitar el Covid, podrá incluso demandar a quien le exija la vacuna y quienes ‘molesten’ a los ciudadanos solicitándoles el comprobante de vacunación recibirán multas de hasta mil dólares.

Texas es uno de lo estados más radicales de Estados Unidos y su actual gobernador Greg Abbott ha propiciado leyes como la prohibición del aborto y recompensas a quienes lo denuncien, acotar el voto de las minorías raciales, y hasta levantar su propio muro en la frontera con México

Greg Abbott, gobernador de Texas, es un político republicano representante de la ultraderecha populista que constantemente genera polémicas por sus acciones.

A partir del mes de septiembre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó frente al alza de contagios por Covid-19 la vacunación obligatoria de trabajadores federales, contratista, empleados de grandes corporativos, personal médico y educativo.

La medida emergente considera a una población de 100 millones de trabajadores, e impone multas a los contratistas y empresas que no vacunen a su personal con hasta 14 mil dólares por caso.

Hemos sido pacientes, pero nuestra paciencia se está agotando (…) Mi mensaje a los estadounidenses no vacunados es este: ¿Qué más hay que esperar? ¿Qué más necesitan ver? Hemos hecho que las vacunas sean gratuitas, seguras y convenientes”, dijo Biden en un mensaje desde la Casa Blanca en septiembre pasado al anunciar la medida que ahora rechaza Texas.

El veto del gobernador Greg Abbott ha levantado alarma entre las grandes compañías con sede en Texas, como American Airlines, AT&T o Hewlett Packard  (HP), que ya iniciaron sus campañas de vacunación obligatoria y que han advertido a sus empleados que de no vacunarse serán despedidos.