La tensión mundial se ha elevado por el intercambio en el lanzamiento de un misil balístico intercontinental por Corea del Norte, y pruebas similares de Corea del Sur y Estados Unidos para responder.

En la víspera del Día de la Independencia de Estados Unidos, el 4 de julio, Corea del Norte envío como un “regalo a los bastardos americanos” un misil balístico intercontinental.

Los bastardos americanos no van a estar muy contentos con este regalo enviado por el aniversario del 4 de Julio (…) debería enviarles regalos de vez en cuando para ayudarlos a salir de su aburrimiento, dijo a carcajadas el líder norcoreano Kim Jong-un, según cita la agencia oficial de noticias norcoreanas KCNA.

El misil, un Hwasong-14, alcanzó una altura de 2 mil 802 kilómetros y recorrió en 39 minutos 933 kilómetros. Tras varios análisis, el Pentágono admitió que el misil podría alcanzar Alaska

El régimen de Pyongyang asegura que el poderoso misil es capaz de transportar cabezas nucleares y a través de su agencia oficial de noticias, la KCNA, advierte que han llegado a la etapa final de la confrontación con Estados Unidos.

Ayer Rusia y China sellaron una alianza para promover el ‘congelamiento’ de la carrera nuclear de Corea del Norte, y cerrar el paso a las maniobras militares que realizan Corea del Sur y su aliado Estados Unidos para hacer frente a los norcoreanos.

Rusia y China buscan con su alianza evitar que Estados Unidos tenga presencia en el noreste de Asia

La respuesta de Donald Trump ha sido exigir de inmediato a China, principal aliado de Corea del Norte, que si no puede detener las agresiones de los norcoreanos, Estados Unidos actuará por su cuenta pues ya no tiene paciencia para tolerar las provocaciones de Kim Jong-un.

Como respuesta al lanzamiento del misil norcoreano, Trump ordenó ayer un ejercicio militar en conjunto con Corea del Sur para el lanzamiento de misiles tácticos en la zona marítima de éste país.

La tensión mundial se agrava a unos días de la cumbre del G-20, a celebrarse los días 7 y 8 de julio, en la ciudad de Hamburgo, Alemania. Donde, por cierto, arrecian las protestas para pedir por justicia social, democracia y protección al medio ambiente.

  • Intervención fotográfica: Ruleta Rusa