Las calles de Belgrado han sido campo de batalla sostenida esta semana ante las restricciones gubernamentales por la pandemia de Covid-19.

Tras dos días de protestas en Belgrado, la capital de Serbia, el saldo oficial hasta el jueves es de 62 policías y 34 manifestantes heridos durante los disturbios contra la cuarentena. Cientos de miles han salido a las calles a rechazar un eventual toque de queda.

“Ya hemos tenido suficiente con la manipulación de los datos de Covid-19”, dijo Danijela Ognjenovic durante una de las protestas a Radio Francia Internacional, refiriéndose a las acusaciones de que las autoridades están subestimando el número de muertos.

Las protestas, inicialmente pacíficas, se degradaron luego de que grupos violentos comenzaron a arrojar piedras y bengalas contra policías apostados en las afueras del Parlamento en el segundo día de manifestaciones contra el gobierno conservador de Aleksandar Vucic, del Partido Progresista Serbio. La brutalidad policíaca no se hizo esperar.

En el segundo día de protestas la violencia estalló en las afueras del Parlamento; la Policía despegó unidades blindadas, lanzó gases lacrimógenos, dispensó garrotazos y echó la caballería encima a los manifestantes

La brutalidad policíaca ante las protestas por la cuarentena y un eventual toque de queda en Serbia es motivo de criticas internacionales.

Pura violencia y el intento de asumir el poder sin la voluntad del pueblo con violencia y destrucciones”, es como ha calificado las manifestaciones multitudinarias el ministro del Interior, Nebojsa Stefanovic, según reporta la agencia EFE.

La furia de los serbios por la cuarentena que se alarga y el anuncio de un eventual toque de queda han empujado a cientos de miles a las calles de Belgrado, y en algunas ciudades como Novi Sad o Nis.

En Novi Sad los manifestantes destrozaron cristales de negocios y lanzaron bombas molotv contra la sede del Ayuntamiento, las oficinas de de televisión pública regional RTV y de la sede del Partido Progresista Serbio (SNS) y se enfrentaron también a la policía.

Tras los disturbios, el gobierno de Aleksandar Vucic titubea sobre si aplicará o no el toque de queda anunciado para este fin de semana; pues la medida es la razón por la cual se han registrado los disturbios.

Según datos oficiales en Serbia, un país con 7 millones de habitantes, se acumulan 17 mil casos de contagios y 341 muertos a causa del Covid-19.

  • Fotos: AFP/AP
BICI