El Seguro Popular se ‘reinventa’ -como cada programa federal cada seis años al cambiar de gobierno-, en el Instituto del Bienestar Social que ofrecerá servicio médico a todos los mexicanos no asegurados y medicinas gratis.

La creación del Instituto de Salud para el Bienestar que sustituye al Seguro Popular considera la cancelación de los cuadros básicos de medicamentos, por lo que se garantizará atención médica y medicinas gratuitas, anunció ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador en su visita a Chiapas.

Entre las facultades del nuevo instituto, según anticipó AMLO, está el garantizar que no falten médicos, especialistas y enfermeros hasta en las comunidades rurales más apartadas. Al menos se estima que faltan hoy 123 mil médicos para tener un servicio de salud digno para los mexicanos.

La iniciativa de reforma con la que se creará el Instituto de Salud para el Bienestar, cuyo director será Juan Antonio Ferrer, será enviada en breve a la Cámara de Diputados

AMLO aseguró que con el nuevo Instituto ahora sí nadie se quedará sin recibir atención médica y medicamentos gratis.

Para comenzar a aplicar el programa en lo inmediato, el gobierno federal ha destinado de entrada 80 mil millones de pesos del llamado Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos.

Al nuevo programa serán incorporados estudiantes de medicina para que ofrezcan su servicio social y contribuyan así a extender la cobertura actual en atenciones médicas. Además que se complementará con el programa IMSS Bienestar.

Si es necesario, crearemos una distribuidora con el objetivo de que nunca falten las medicinas y que contemos con los equipos más avanzados, sobre todo en los centros de salud, unidades médicas rurales y hospitales de zonas marginadas”, declaró el pasado viernes AMLO a propósito de garantizar el abasto de medicamentos que hoy no existe.

Lineamientos del Instituto de Salud para el Bienestar

  1. El gobierno de la República mantendrá dos sistemas de atención a la salud procurando la máxima coordinación entre ambos. Por un lado el sistema de derechohabientes del ISSSTE e IMSS, por otro, el sistema de atención a población que no cuenta con seguridad social.
  2. La coordinación estará a cargo de la Secretaría de Salud, de la cual dependerán en lo normativo, en cuanto a la definición de políticas, todas las instituciones del sector salud. De lo normativo dependerá el Instituto de Salud para el Bienestar.
  3. Los directores del ISSSTE y del IMSS deberán aplicarse a fondo para mejorar la atención médica y la seguridad social en las dos instituciones.
  4. Se creará el Instituto de Salud para el Bienestar. Sustituirá las funciones del llamado Seguro Popular.
  5. Todos los mexicanos tendrán garantizado el derecho a la salud. La población sin seguridad social, tendrá derecho a la atención médica de calidad y medicamentos gratuitos, no solo el cuadro básico que dejará de existir.
  6. El Instituto de Salud para el Bienestar tendrá a su cargo la aplicación de políticas en lo normativo del programa IMSS Bienestar, el cual continuará y no desaparecerá. Operará de manera directa los sistemas de salud que ahora están a cargo de los gobiernos locales y que están financiados por el Seguro Popular, siempre y cuando los gobernadores de manera libre y voluntaria lo acepten. Se firmará un convenio para que centros de salud y hospitales pasen a formar parte del Instituto.
  7. El Instituto de Salud para el Bienestar estará encargado de:
  8. a) Adquirir todos los medicamentos, material de curación y equipo para el sector salud. Se harán compras consolidadas para ahorrar. Dentro de esta misma función se incluye el abasto, procurando crear un sistema eficaz de entrega a unidades médicas, centros de salud y hospitales.
  9. b) Procurará la suficiencia de médicos residentes, generales, familiares y especialistas en los hospitales. Contemplará compensaciones a quien labore en las comunidades más apartadas y en los hospitales de las zonas más pobres. El cumplimiento de esta función exige que se cuente con un buen diagnóstico sobre los médicos disponibles en el país.
  10. c) Tendrá el Instituto un área encargada de la construcción y el mantenimiento de la infraestructura para la salud.
  11. d) El Instituto deberá aplicar un plan para regularizar a todos los 80 mil trabajadores del sector salud. Una vez elaborada la nómina deberá centralizarse para que se efectúen pagos desde la Secretaría de Hacienda, como sucede con la nómina magisterial. El plan incluirá una propuesta para basificar a los trabajadores tomando en consideración antigüedad.
  12. Los cambios en el nuevo sistema de salud pública deberán aplicarse de inmediato. La Secretaría de Hacienda apoyará con los recursos necesarios de acuerdo al presupuesto aprobado este año. Se utilizará el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, de alrededor de 80 mil millones de pesos, para fortalecer este sistema de salud pública.
  13. El instituto contará con un pequeño y eficaz equipo de servidores públicos. Las responsabilidades del Instituto de Salud para el Bienestar recaerá en un director general; un director de abasto de medicinas, materiales de curación y equipos médicos; un director de personal médico y de trabajadores de la salud en general, cuya función principal será supervisar y resolver ausencias del personal médico en centros de salud, unidades médicas y hospitales; un director para la construcción y mantenimiento de la infraestructura de salud y un director administrativo para la regularización laboral de los trabajadores del sector salud. El Instituto contará con cuatro coordinadores regionales, uno para el sur sureste, otro para el centro, otro para el occidente y otro para el norte del país.
  14. Para el desempeño de estas funciones, la Consejería Jurídica de la Presidencia a cargo de Julio Scherer, elaborará la reforma legal para llevar a cabo el nuevo Programa de Atención a la Salud Pública.
  • Fotos: Especial/Presidencia de la República