El gobierno federal comenzó la tarde de ayer con la primera detención de migrantes centroamericanos.

La población de Pijijiapan, Chiapas fue escenario de la primera detención masiva de más de 300 de migrantes centroamericanos que lejos de recibir asilo y trabajo serán deportados. La presión de Trump a AMLO amenazando con cerrar ‘la maldita frontera’ ante el libre avance de los centroamericanos por México, ya surtió efecto.

La agencia de noticias AP registró la operación de seguridad reportando la detención de niños, mujeres y adultos que fueron subidos a la fuerza a vehículos oficiales. El viernes pasado se registraron también detenciones en el poblado de Mapastepec, según reportó la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

En noviembre de 2018 AMLO defendió el derecho de los centroamericanos a migrar rumbo a Estados Unidos y ofreció trabajo y visas por un año a los integrantes de la primera caravana; el mes pasado Trump reventó contra AMLO y la política migratoria mexicana ya cambió.

La primera caravana migrante, que salió de Honduras en octubre de 2018, fue el detonante para las subsecuentes que continúan recalando en México. Aunque los apoyos iniciales se han convertido ahora en rechazo y odio hacia los migrantes

Las detenciones de migrantes centroamericanos para deportarlos ya comenzaron en México.

Hasta el viernes pasado el Instituto Nacional de Migración (INM) tenía registro de 5 mil 336 migrantes asilados temporalmente en albergues chiapanecos. Mientras que la CNDH reportó al menos la presencia de 8 mil migrantes.

La operación de deportaciones en Pijijiapan, Chiapas se desarrolló luego que agentes fronterizos mexicanos convencieron a varios grupos de una caravana de 3 mil migrantes para ‘descansar’; tras el engaño comenzaron las detenciones y el drama con llantos y gritos.

Predial 2021