Rusia volcó toda la atención del mundo por unas horas luego de anunciar que había logrado obtener la codiciada vacuna anti-Covid, a la cual nombró como ‘Sputnik V’, una referencia al primer satélite humano en el espacio creado por este país.

La vacuna anti-Covid que Rusia asegura tener ya lista, carece de las pruebas necesarias que aseguren su efectividad y la ausencia de reacciones adversas, según ha revirado Alemania, potencia mundial en farmacéutica. Otras potencias también cuestionan el ‘método’ de Rusia.

No existen datos conocidos sobre la calidad, la eficacia y la seguridad de la vacuna rusa (…) la primera de las prioridades es la seguridad de los pacientes. La aprobación de la vacuna lo requiere (…)

No hay conocimientos suficientes de los ensayos clínicos para demostrar su eficacia y seguridad. Hay que demostrar que la relación utilización-riesgos de la vacuna es positiva antes de que sea difundida para un gran público”, declaró una portavoz del Ministerio de Salud de Alemania al grupo de prensa regional alemán RND, según reporta la agencia AFP.

Este martes Rusia ocupo los titulares de medios de comunicación internacional tras el anuncio del presidente Vladimir Putin, quien asegura que su país ya tiene la vacuna contra el Covid-19. Aunque su distribución mundial está programada a partir de enero de 2021.

El gobierno ruso ha reconocido que aún no ha realizado la llamada tercera fase, y la más importante del proceso antes de su industrialización, para comprobar los efectos de la vacuna

Rusia presume que ya tiene la primera vacuna anti-Covid. Aunque no ha hecho las pruebas necesarias para demostrarlo.

En el mundo existen actualmente al menos 124 proyectos de vacuna financiados por laboratorios privados y gobiernos, con un mismo objetivo: erradicar el Covid-19.  Lo que ha desatado una ‘guerra mundial’ entre países para ser el primero en lograrlo.

La nueva lucha encarnizada se da entre diversas potencias mundiales, principalmente Estados Unidos, Rusia, China y Alemania y Reino Unido. Todos desean ser los ‘salvadores’ de la humanidad al presentar la primera vacuna efectiva y sin riesgos que ponga fin a la pandemia, que alcanza ya 8 meses de causar estragos en todo el mundo y suma más de 20 millones de contagios y más de 737 mil muertes.

Putin ha querido sorprender al mundo con su anuncio, enfatizando además que la nueva vacuna que es “eficaz” ya fue probada incluso en una de sus hijas. Aunque la realidad es que la tercera fase de pruebas clínicas comenzará apenas este miércoles.

El personal médico y los docentes del sistema educativo ruso serán los primeros en ser vacunados, antes que la producción industrial de la Sputnik V comience oficialmente en septiembre para que pueda ser distribuida en enero de 2021.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se abstuvo de hacer comentarios sobre la vacuna rusa y sólo aseguró que, antes de hacer una precualificación, primero se deberá someter a un riguroso procedimiento de verificación tras ensayos clínicos a la Sputnik V.

INFORME