La titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra Ibarra, se reunió a puerta cerrada con senadores de la Comisión de Derechos Humanos, donde algunos le pidieron que deje el cargo. Como también lo exigen las feministas y familiares de víctimas.

La senadora Xóchitl Gálvez y sus pares Emilio Álvarez y Juan Zepeda le pidieron directamente a Rosario Piedra que renuncie a la CNDH ante sus torpezas recurrentes y la falta de atención a víctimas. Piedra respondió a los reclamos: “Quiero seguir trabajando para transformar este país”.

La Ombudsperson mexicana enfrenta una nueva crisis ante la toma de las instalaciones, desde el sábado pasado, por colectivos feministas y mujeres hartas de que el gobierno federal y la CNDH no hagan nada ante el aumento de violencia contra las mujeres.

Aunque no es la primera ocasión en que Rosario Piedra se ve envuelta en el escándalo, pues desde su nombramiento atropellado, y calificado de ilegal, ha tenido diversos exabruptos por su falta de pericia para atender casos como brutalidad contra migrantes o ejecuciones extrajudiciales del Ejército, oídos sordos a quejas y una subordinación humillante ante el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien la impuso al frente de la CNDH.

La presidenta de la @CNDH @RosarioPiedraIb acepta el #PliegoPetitorio del Frente Nacional #NiUnaMenos, refrendando nuestra política de puertas abiertas y en contra de la criminalización de la protesta. #DefendemosAlPueblo”, tuiteó la dependencia agregando un comunicado donde da cuenta de los detalles del compromiso, tras la comparecencia de Piedra ante los senadores.

Entre los compromisos adquiridos por la CNDH está no presentar ningún cargo contra las feministas que siguen atrincheradas en las instalaciones de la institución, impulsar la creación de instancias que atiendan la violencia contra la mujer, víctimas de delitos y personas desaparecidas.

Además de facilitar un espacio para las víctimas de algún delito o violación a sus derechos humanos cuenten con albergues y un centro de acopio para recibir apoyos en especie.

Las oficinas centrales de la CNDH en la Ciudad de México siguen ocupadas por las feministas, mientras que en Ecatepec, Morelia y Aguascalientes grupos feministas clausuraron simbólicamente las sedes del organismo

Aspecto de la comparecencia de Rosario Ibarra, titular de la CNDH, ante senadores. En un ambiente tenso varios le exigieron renunciar ante la falta de resultados.

“¿Por qué @RosarioPiedraIb debe renunciar a la @CNDH? Una institución que en apenas nueve meses ha olvidado que su papel es estar del lado de las víctimas y encabezar la indignación, no la negación. @ONUDHmexico @ONUMX @CIDH @CMDPDH @CentroProdh #ComiteEuteka.

Autonomía vulnerada, sumisión al presidente @lopezobrador_ y su  @GobiernoMX , abandono de las recomendaciones como mecanismo de defensa y alejamiento total de las víctimas. Desorden administrativo y maltrato laboral”, es parte del hilo de tuis sonde fijó postura el senador sin partido Emilio Álvarez Icaza, ex ombudsperson de la Ciudad de México y ex secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Los reclamos no sólo se dieron por Twitter, pues en una guerra de conferencias de prensa la senadora panista Kenia López Rabadán, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, exigió la renuncia de Piedra ante la falta de autonomía de la dependencia, mientras que las morenistas Malú Micher, Antares Vázquez, Martha Guerrero y Guadalupe Covarrubias salieron la defensa de Piedra, justificando que es legal la compra de cortes de carne gourmet que feministas encontraron en un refrigerador y que exhibieron al tomar las instalaciones.

INFORME