La dimisión de Carlos Romero Deschamps al frente del sindicato petrolero ha desatado una nueva lucha interna para ocupar su lugar.

Deschamps, cercado por investigaciones por corrupción y operaciones de con recursos de procedencia ilícita, renunció ayer luego que AMLO lo ‘invitará’ a dejar el cargo para asumir las demandas en su contra.

La Unidad de Inteligencia Financiera ha presentado al menos una nueva denuncia contra el ex líder petróleo, que se suma a las ya interpuestas contra Deschamps en la Fiscalía General de la República, aunque todavía no se bloquean las cuentas bancarias a él o sus familiares.

Carlos Romero Deschamps inició como chófer de pipa en Pemex y terminó liderando por 26 años el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM)

Protesta contra Romero Deschamps en las afueras del STPRM horas antes de su dimisión.

Las acusaciones y el rechazo contra Romero Deschamps se incrementaron con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República.

Ayer, el otrora poderoso líder sindical que vio pasar 6 Presidentes, finalmente dimitió tras la ‘invitación’ de AMLO para hacerse cargo de las acusaciones en su contra. Su periodo concluirá en 2024.

Si toma la decisión de dejar el sindicato para atender estos asuntos, está en su derecho. Nosotros no nos vamos a meter (…) él sabrá cómo responder a las denuncias presentadas sin que haya persecución, sino con apego a la legalidad”, dijo AMLO por la mañana en su conferencia matutina.

Horas luego Deschamps, conocido por sus excesos y derroche –al igual que el de sus hijos- anunció su renuncia a través de un comunicado del STPRM.

Hoy, por razones poco claras, no observamos la cooperación que debe existir entre trabajadores y administración para impulsar los proyectos que permitan el verdadero avance de Pemex hacia su consolidación.

Tal parece que se ha recrudecido la antigua posición de vernos como contrarios y no como complemento en la tarea de respaldar a Pemex en su compromiso histórico de ser garantía del desarrollo nacional. Por ello, ante un escenario poco favorable para el cabal cumplimiento de mi responsabilidad como Secretario General, consciente de que mi compromiso fundamental es garantizar la estabilidad de nuestra Organización Sindical y la defensa de los derechos de los Trabajadores, he decidido presentar, en términos del Artículo 37 de nuestros Estatutos Generales al Consejo General de Vigilancia, mi renuncia al cargo de Secretario General del Comité Ejecutivo General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana”, expuso Deschamps a través de un comunicado.

De acuerdo a los estatutos del STPRM será el diputado priista y secretario interior Manuel Limón Hernández –involucrado en el escándalo del Pemexgate del año 2000, con el que se financió la campaña presidencial de Francisco Labastida- quien asuma la dirección del sindicato hasta en tanto el Comité Ejecutivo Nacional llame al suplente.

En la línea de disputa para hacerse con la dirigencia del poderoso sindicato petrolero que agrupa a más de 100 mil trabajadores, ya comenzó la batalla entre Sergio Morales Quintana, integrante del Frente Nacional Petrolero; María de Lourdes Díaz Cruz, del Movimiento Nacional de Transformación Petrolera; Miguel Arturo Flores, de Petroleros Activos en Evolución; y Mario Rubicel Ross García, de la Coalición Petrolera Independiente.

 

Avanzando