Esta semana comienza el debate formal para abordar la iniciativa de reforma electoral que plantea el presidente Andrés Manuel López Obrador, frente a la cual PAN y PRI anunciaron ayer que defenderán autonomía del Instituto Nacional Electoral (INE).

La iniciativa de AMLO se discutirá en las comisiones unidas de Gobernación, de Puntos Constitucionales y de Reforma Político Electoral, junto con las otras iniciativas que planteen los grupos parlamentarios en la Cámara de Diputados, para reformar la operación del INE y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Esta semana daremos inicio al debate formal de la reforma electoral. Escucharemos los puntos de vista de todos los grupos parlamentarios, pero las y los panistas tenemos claro que no vamos a aceptar una reforma que le quite la autonomía e imparcialidad al INE”, tuiteó ayer por la noche el diputado Jorge Romero, coordinador del Grupo Parlamentario del PAN.

Horas antes del mensaje del Coordinador del Grupo Parlamentario del PAN, el polémico dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, aseguró que su partido no tiene ningún acuerdo con el gobierno de AMLO para esta reforma.

El PRI es categórico, que no quede duda: ¡No a la reforma electoral planteada por el gobierno! (…) Estas dos autoridades (INE y TEPJF) han estado a la altura de las exigencias ciudadanas y entregado buenas cuentas. Por ello, el PRI nunca estará a favor de iniciativa alguna que pretenda violentar su autonomía, dañarlas o debilitarlas”, enfatizó Moreno en el comunicado, según registra el Semanario Zeta.

El primer planteamiento de AMLO sobre la reforma electoral, en abril de este año, planteaba la desaparición del INE y todos los organismos electorales estatales, para un crear un nuevo instituto centralizado, eliminar a los diputados plurinominales, financiar con recursos públicos a los partidos políticos sólo en campañas electorales e implementar el voto electrónico. Tras el rechazo inmediato, se han moderado los nuevos criterios que abrieron el diálogo con la oposición.

AMLO, apoyado por su partido Morena, busca que el INE tenga una nueva conformación de consejeros elegidos ‘democraticamente’ y que se disminuya hasta en un 34 por ciento su presupuesto, además de reformar también las atribuciones del TEPJF

El presidente Andrés Manuel López Obrador está empeñado en reformar la operación del INE para ‘evitar fraudes’. Un argumento que contradice su triunfo electoral de 2018 y de la mayoría de las Gubernaturas del país ganadas por Morena.

Apenas el domingo el diputado Ignacio Mier, coordinador del Grupo Parlamentario de Morena, anunció el inicio del debate, tras plantear la postura de partido respecto a lo que buscan con iniciativa de reforma electoral que envío el Presidente López Obrador a la Cámara de Diputados.

Es fundamental para dar continuidad al proceso de transformación (…) para que México consagre y viva realmente como un país democrático (…) que las autoridades electorales sean verdaderos garantes de un sistema político, en el que el pueblo elige (sic)”, enfatizó Mier en una entrevista para el diario El Universal.

En sus argumentos para defender la polémica reforma, Mier expuso que son tres puntos fundamentales lo que se buscan modificar: que el INE sea ‘menos costoso’, que los consejeros electorales sean ‘elegidos democráticamente’  y que se profundice en la ‘ciudadanización’ del  instituto electoral.

Morena ha anticipado que en su diálogo con la oposición se está planteando una reforma “híbrida” o “mixta”, es decir que incluya reformas a la Constitución y a las leyes secundarias.