La guerra comercial, la intervención en Venezuela y otros factores geopolíticos –como el manejo de la red 5 G- han logrado unir más a China y Rusia contra Estados Unidos.

Vladimir Putin, presidente de Rusia, recibió ayer en el Kremlin a su homólogo Xi Jinping, presidente de China, en su primera visita de Estado. Ambos reafirman su alianza para hacer contrapeso a Trump en el orden global y contrarrestar su guerra comercial.

Las partes se proponen contrarrestar la imposición de restricciones infundadas al acceso a los mercados de productos de tecnologías de la información con la excusa de garantizar la seguridad nacional, así como a la exportación de productos de altas tecnologías”, señala la declaración conjunta emitida al término de las negociaciones entre Putin y Jinping en el Kremlin, según reporta la agencia EFE.

La visita de Xi Jinping a Rusia contrasta con la de Donald Trump al Reino Unido para afianzar alianzas estratégicas; ello bajo el marco de las celebraciones en la Unión Europea del simbólico Día D, el día del desembarco aliado en Normandía que logró -once meses luego- la caída de Hitler y su Tercer Reich.

Esta es la segunda reunión entre Putin y Jinping; la primera fue el pasado mes de septiembre de 2018 en Vladivostok, generando una alerta inmediata en la Casa Blanca ante el pacto comercial-militar entre ambas naciones

Los presidentes de China y Rusia presumen su alianza contra Trump para frenar la guerra comercial.

China ha estado recibiendo de Trump agresiones permanentes con nuevos aranceles que han desatado una guerra comercial, además de un veto arbitrario a la compra de productos o cualquier tipo de negocios con el gigante telefónico chino Huawei. Mientras que Rusia ha enfrentado esporádicas sanciones comerciales de Trump y amenazas veladas por su presunta intervención en Venezuela, para apoyar el régimen dictatorial de Nicolás Maduro.

Precisamente en este apartado ambos mandatarios, tanto de Rusia como de China, se pronunciaron por su rechazo público a una eventual intervención militar de Estados Unidos en Venezuela –como viene amenazando Trump-. También anunciaron medidas para contrarrestar las restricciones a las exportaciones de altas tecnologías que impulsa el presidente norteamericano.

Xi Jinping estará este jueves, como invitado especial, en el Foro Económico Internacional, que reúne a dirigentes y representantes de unas 1 mil 800 empresas rusas y extranjeras de unos 75 países, foro que fue boicoteado por Estados Unidos.

La relación comercial Rusia-China supera los 108 mil millones de dólares en intercambio de mercancías entre ambos países, algo que Putin calificó como algo “sin precedentes”.

Este año el volumen comercial creció ya un 3,4 por ciento. Todo esto es fruto del trabajo de nuestros equipos y, en gran medida, su contribución personal”, resumió Putin.

 

Trump asiste al festejo del Día D

En contraste con la cumbre Rusia-China, Donald Trump acudió a los festejos de la Unión Europea para conmemorar el 75 aniversario del llamado Día D o Desembarco de Normandía.

Trump acompañó a la reina Isabel II y jefes de Estado de la Unión Europea en el 75 Aniversario del Desembarco en Normandía.

Ante 300 veteranos de la II Guerra Mundial, y los jefes de Estado de Reino Unido, Alemania, Francia y 12 países más, se llevó a cabo el arranque de los festejos en la gran explanada de césped del Southsea Common de Portsmouth, ciudad portuaria que fue uno de los puntos de embarque clave para muchos de los barcos militares de los aliados en la histórica jornada, reportan agencias como la AFP.

La reina Isabel II, de 93 años de edad, fue la encargada del discurso donde enfatizó que la ‘generación de la guerra’ es resistente, valiente y heroica, mientras que Trump leyó extractos de la oración que el presidente estadounidense Franklin Roosevelt transmitió por radio aquel día llamando a “liberar a una humanidad que sufre“.