El presidente de Rusia pretende permanecer en el poder, como mínimo, otros 16 años por ello firmó ayer una nueva ley que le permite reelegirse otros dos mandatos consecutivos.

Vladimir Putin huele a dictador al prepararse para gobernar Rusia hasta los 84 años conforme a las reformas electorales que ya permiten su reelección consecutiva hasta el año 2036. Con 68 años de edad, lleva gobernado Rusia desde el año 2000.

Con 20 años en el poder Putin ha destruido a todos sus opositores, como el reciente caso de Alexei Navalny, y sometido a represión a quienes son contrarios a su régimen. El caso Navalny da cuenta de ello.

Las reformas constitucionales fueron aprobadas tras la votación de un referéndum en julio de 2020, aunque la nueva ley fue aprobada apenas el pasado mes de marzo. Apenas en 2018 Putin fue reelegido como presidente de Rusia por tercera vez.

Con la nueva ley, además de reelegirse por otros 16 años, Putin prohíbe el matrimonio homosexual y obliga a los ciudadanos a ser ‘educados’ como patriotas y como creyentes católicos ortodoxos

El gobierno de Putin ha utilizado la represión como un método eficaz para sofocar las protestas contra su gobierno, como en el caso de las manifestaciones de este año en apoyo del líder opositor Alexei Navlany.

Nacido en la ciudad de San Petesburgo en 1952, Putin cuenta con un oscuro historial como agente de la famosa KGB -el servicio de inteligencia ruso-, y llegó a la política de la mano del ex alcalde Anatoly Sobchak, su mentor y amigo. Luego confirmó su liderazgo tras el apoyo del ex presidente Boris Yeltsin, a quien sucedió tras su dimisión.

En una maniobra para eludir la ley que impedía una tercera reelección consecutiva en 2008, Putin dejó que su primer ministro Dmitri Medvédev asumiera la Presidencia, aunque en realidad quien gobernaba era él. Tras el breve mandato de Medvedev, Putin regresó como Presidente de Rusia y ahora busca serlo hasta el año 2036.

INFORME