Dos líderes del grupo de ultraderecha Proud Boys, seguidores de Trump, fueron condenados por el asalto al Capitolio el 6 enero de 2021, a 15 y 17 años de prisión. El juez Timothy Kelly aceptó las agravantes de actos terroristas solicitadas por los fiscales del caso.

Inicialmente los fiscales habían solicitado 33 años de cárcel para el líder principal de los Proud Boys, Joseph Biggs, un veterano de guerra de Irak y Afganistán, quien encabezó la revuelta para desconocer el triunfo del demócrata Joe Biden sobre Trump. Al final le dieron 17 años.

El otro líder Zachary Rehl, fue condenado a 15 años de prisión. La mitad de lo que pedían los fiscales.

El 6 de enero (de 2021) fue un día despreciable”, dijo en el estrado, tembloroso por los sollozos, Rehl, según registra la agencia AFP.

Ambos líderes asumieron su responsabilidad en los hechos que conmocionaron a Estados Unidos por la violencia desatada tras un mensaje incendiario del entonces presidente Trump, quien desconoció los resultados de la elección presidencial de 2020 donde perdió contra Biden. Luego que Trump azuzó a sus fanáticos ocurrió el asalto al Capitolio.

En el asalto al Capitolio participaron 200 integrantes de los Proud Boys, un grupo radical de la ultraderecha estadounidense cuyos integrantes son seguidores fanáticos de Donald Trump

El asalto al Capitolio, luego que Trump desconoció los resultados de la elección presidencial de 2020 al perder contra Joe Biden, marcó para siempre a Estados Unidos.

Bigss, líder principal del grupo radical, pasó previamente dos años en prisión preventiva donde fue sometido a un asilamiento de 22 horas al día.

Sé que actué mal ese día, pero no soy un terrorista”, aseguró a Biggs al escuchar su sentencia.  

Los fiscales del caso calificaron a los acusados como “soldados de la derecha que querían mantener a su líder en el poder”.

Después del asalto al Capitolio 1 mil 100 personas fueron detenidas y acusadas por los fiscales del caso. Hasta el momento más de un 50 por ciento de los acusados ya recibieron sentencias, con prisión y multas.

De ellos, hasta el momento la condena más grande la ha recibido Stewart Rhodes, fundador de la milicia de extrema derecha Oath Keepers. Este líder ultraderechista y trumpista recibió 18 años de cárcel tras ser declarado culpable de sedición.

De acuerdo a cifras oficiales del gobierno de Estados Unidos, al menos cinco personas murieron al margen del asalto al Capitolio y 140 policías resultaron heridos al tratar de detener la revuelta.

“(Ese ataque) rompió nuestra tradición de transferencia pacífica del poder, una de las cosas más preciadas que teníamos como estadounidenses”, resumió el juez Timothy Kelly tras dar a conocer las sentencias.