Las protestas en Canadá por grupos indígenas en la provincia de la Columbia Británica ha llevado a la principal compañía ferroviaria del país a cancelar el 50 por ciento de las rutas.

Canadian National (CN) anunció ayer el cierre de sus servicios de pasajeros y carga en la mitad del país, afectándose principalmente la zona de la Costa del Pacífico, ante los bloqueos y protestas de grupos indígenas que se oponen a la construcción de un gasoducto.

Con más de 400 trenes cancelados durante la pasada semana y las nuevas protestas que han surgido en lugares estratégicos de nuestra principal línea, hemos decidido que un cierre progresivo de nuestras operaciones en el este de Canadá es lo más responsable para la seguridad de nuestros empleados y los manifestantes“, anunció a través de un comunicado el presidente de CN, J.J. Ruest, según reporta la agencia EFE.

El cierre de las líneas de CN también supone la suspensión de todos los servicios de Via Rail, la compañía de transporte de pasajeros del país, al este de Toronto

Via Rail ya había cancelado con anterioridad el servicio de pasajeros entre Toronto, Ottawa y Montreal, el principal corredor de pasajeros del país, ante las protestas sostenidas

Los bloqueos ferroviarios por indígenas y activistas han orillado a suspender el servicio de carga y pasajeros en la mitad de Canadá.

El principal sindicato del sector del transporte de Canadá, Teamsters Canada, señaló en un comunicado que la suspensión del servicio ferroviario de CN podría suponer el despido temporal de 6 mil empleados ferroviarios.

Las protestas que se concentran en las provincias de Ontario y Columbia Británica no han sido resueltas por los gobiernos locales que apelan a la intervención del gobierno federal que encabeza el primer ministro Justin Trudeau. Por lo pronto Trudeau dice que está dispuesto al diálogo, pero antes deben cesar los bloqueos.

Los jefes herederos de los indígenas wet’suwet’en de Columbia Británica se oponen, con el apoyo de grupos medioambientales del país, a la construcción en su territorio tradicional del gasoducto Coastal GasLink, un proyecto de 670 kilómetros de longitud con una inversión de 6 mil millones de dólares canadienses (4 mil 500 millones de dólares estadounidenses), según informa EFE.

La tensión de ha disparado luego que se autorizó a la Policía Montada a realizar detenciones de los indígenas y activistas. Y ahora se han sublevado en todo el país más grupos de indígenas en apoyo a los wet’suwet’en.

  • Fotos: Walter Joshep/The Canadian Press