Lo que ocurre en Honduras desde abril pasado podría agravar la crisis que ha puesto a México de rodillas ante las amenazas de Estados Unidos para aplicar aranceles si no frena las caravanas migrantes.

Miles de manifestantes salieron nuevamente a las calles de Tegucigalpa, la capital,  y otras ciudades de Honduras para exigir la salida del presidente Juan Orlando Hernández, quien ha privatizado los servicios de salud y educación; también le acusan de instaurar una dictadura.

Las protestas han dejado dos muertos y más de 20 heridos tras las refriegas de manifestantes contra los cuerpos de seguridad. Carreteras bloqueadas, barricadas y neumáticos ardiendo son parte de la nueva panorámica en Honduras.

El Presidente Hernández es cuestionado además por seguir en el poder en un segundo mandato tras unas elecciones empañadas por la falta de democracia; los hondureños lo acusan de convertirse en dictador

Los hondureños exigen la dimisión del presidente Juan Orlando Hernández.

Los orígenes de estos nuevos disturbios se remontan al 30 de abril cuando miles de ciudadanos se volcaron también a las calles de Tegucigalpa, la capital de Honduras, son un saldo de decenas de heridos y al menos cuatro edificios incendiados, tras el anuncio del Presidente Hernández sobre las reformas a los servicios de salud y educación.

Hemos estado en reunión del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad analizando una serie de situaciones y hemos tomado las siguientes resoluciones:

1. Respaldo total al proceso de transformación policial y su consolidación. Agradezco el respaldo de la cooperación internacional.

2. Instruir el despliegue nacional de FFAA, Policía, Inteligencia y órganos que dependen del Ejecutivo para garantizar el derecho a la libertad de locomoción, protección de propiedad privada/pública y desde luego la protección de integridad de la población”, tuiteó el Presidente de Honduras ante los disturbios.

Las protestas multitudinarias han logrado el apoyo de cientos de oficiales de la Dirección Nacional de Fuerzas Especiales (DNFE) que se declararon en huelga. Además de negarse a reprimir a los manifestantes.

Le reiteramos al Gobierno que nuestra postura es firme, y que no vamos a reprimir más al pueblo hondureño. Que busquen una solución mediante el diálogo“, es parte de un comunicado que emitieron los policías y miembros del cuerpo de élite ‘Cobras’.

La agencia Reuters informa que Olin Cerrato, comisionado de la Policía de Honduras, minimizó la rebelión de los agentes pues apenas representa un 10 % de toda la fuerza policial en el país.

  • Fotos: AFP/Reuters