Una megamarcha en Alemania ha terminado con eventos de violencia en las puertas del Parlamento luego que grupos radicales intentaron ingresar por la fuerza durante una de las protestas contra las restricciones por el Covid-19 es fin de semana.

Alemanes, franceses e ingleses salieron este fin de semana a las calles para protestar contra el uso del cubrebocas y las restricciones que se han impuesto por la pandemia. La mayor concentración se dio en Berlín con más de 30 mil personas sin cubrebocas.

La nueva manifestación multitudinaria en Alemania, que comenzó a las 10 de la mañana del sábado -aunque desde el viernes ya había gente concentrándose-, agrupó nuevamente grupos de ultraderecha, antivacunas y ciudadanos que consideran vulnerada su movilidad por las restricciones. Al final la manifestación fue disuelta por la policía alegando que no se respetó el distanciamiento social ni el uso de cubrebocas.

Las protestas en Europa contra la crisis sanitaria comenzaron en julio y se han sostenido; en Alemania, la primera semana de agosto se congregaron más de 20 mil personas de todo el país en Berlín, mientras que en julio, en Serbia estallaron protestas violentas

Aspecto de la protesta en el centro de Londres, en el Reino Unido, contra el uso del cubrebocas y las restricciones por la pandemia de Covid-19.

Las revueltas contra las restricciones por la pandemia alcanzaron ya también al Reino Unido y Francia. En Londres más de un millar de personas salieron a las calles sin cubrebocas para exigir “el fin de la tiranía médica”, lo mismo que en París.

Aunque en la capital de Francia apenas sumaron poco más de 300 personas y al final terminaron 123 personas con multas de 135 euros por no llevar cubrebocas, además de un detenido por “rebelión”, según informó la Policía de París a medios locales.

Las medidas de restricción no ha sido suficientes para evitar los rebrotes de contagios no sólo en Europa, sino en todo el mundo que hasta este domingo concentraba ya más de 25 millones de personas infectadas y poco más de 843 mil muertos, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins.

INFORME