Las protestas siguen imparables en Colombia donde organizaciones internacionales acusan al gobierno de Iván Duque de abusos policíacos y ataques a la prensa.

La Defensoría del Pueblo denunció ayer que el gobierno de Duque se ha excedido en el uso de la fuerza, dejando 19 muertos y más 800 heridos, para sofocar las protestas contra la reforma tributaria. Reclamo al que se ha unido la ONU, Reporteros Sin Fronteras (RSF) y la oenegé Temblores.

Estamos profundamente alarmados por los acontecimientos ocurridos en la ciudad de Cali, Colombia, la pasada noche”, alertó ayer a través de un video la oficina de la ONU de Derechos Humanos en Colombia, portavoz de la Alta Comisionada de la ONU Para los Derechos Humanos, tras la embestida con disparos del Ejército y el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) contra manifestantes que hacían un velatón la noche del lunes.

Otros organismos como Reporteros Sin Fronteras, en colaboración con la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), han fijado postura ante las agresiones permanentes a ciudadanos y periodistas.

Se han documentado 70 agresiones y 76 víctimas, de las cuales destacamos 32 agresiones, siete robos y eliminaciones de material, nueve obstrucciones, cinco detenciones ilegales (…)

El Estado colombiano ha demostrado su incapacidad para brindar a la prensa el más alto grado de protección para que puedan realizar su trabajo libremente y mantener a la sociedad informada sobre asuntos de elevado interés público”, publicaron un comunicado conjunto RFS y la FLIP.

La oenegé colombiana Temblores contabiliza 1 mil 414 casos de violencia policíaca de los cuales 216 personas resultaron heridas, 31 muertas y 814 detenidas arbitrariamente y 10 víctimas de violencia sexual policíaca

El repudio al gobierno de Iván Duque y su abusiva reforma tributaria ha desencadenado una crisis social en Colombia.

Ante la brutalidad de la Policía Nacional y militares el colectivo de hackers Anonymous derribó la página oficial del Ejército de Colombia, como muestra de repudio a los asesinatos y golpizas a ciudadanos, además de publicar en redes sociales las contraseñas y los correos electrónicos de 168 militares.

Ante la crisis el presidente de Colombia, Iván Duque, ofreció un diálogo con todos los sectores inconformes con su reforma tributaria -que ya fue retirada y que obligó incluso a la renuncia del Ministro de Hacienda-.

Instalaremos un espacio para escuchar a la ciudadanía y construir soluciones (…) en los cuales no deben mediar diferencias ideológicas sino nuestro más profundo patriotismo (…)

El objetivo de este espacio es rechazar la violencia en todas sus formas; acelerar el Plan Nacional de Vacunación; asegurar los recursos para garantizar la continuidad de los programas sociales y la protección de los más vulnerables, y, por supuesto, repotenciar la reactivación económica”. dijo Duque en una declaración desde la Casa de Nariño, sede del gobierno, según reporta Radio Caracol.

INFORME