Las autoridades policiacas de la CDMX han admitido que policías estuvieron involucrados en la desaparición de Marco Antonio Sánchez Flores, un estudiante de 17 años de edad que cursaba la prepa.

Después de una semana de tensiones por el destino de Marco, ayer las autoridades capitalinas dieron la noticia de que el joven está vivo. Sólo que omitieron que una vez localizado en el Fraccionamiento Álamos en la delegación de Tlanepantla, lo detuvieron y en lugar de avisar a sus padres, lo dejaron ir pese a que se encontraba perturbado.

Los hechos de la primera desaparición se registraron el pasado 23 de enero, y luego de las denuncias de los padres de Marco, la movilización social y la presión de organismos como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del Gobierno de la Ciudad de México aceptó que los policías involucrados ya fueron entregados a la Fiscalía Antisecuestros.

Mi hijo no es un maleante, está estudiando, le gustan el arte, los museos, estudió Tae Kwon Do, es cinta negra. Es una zozobra la que tenemos, cuando ellos tienen en sus manos resolver esto, porque ellos saben lo que hicieron. Son días difíciles, con frío y todo; sin dinero”, ha dicho Marco Antonio Sánchez Chávez, el padre del joven desaparecido, al portal de noticias Sin Embargo.

La SSP emitió un comunicado oficial donde aseguraron que ayudarían en la búsqueda del joven, y que los policías involucrados ya fueron entregados a la Fiscalía Antisecuestros; luego se anunció que los policías fueron liberados cuando se supo que Marco estaba vivo

El pasado 23 de enero por la tarde cuando Marco Antonio tomaba una foto en las inmediaciones del Metrobús El Rosario. Según su amigo Roberto, testigo de los hechos y quien tomó una foto donde aparece Marco Antonio siendo golpeado por un policía mientras otro observa, lo detuvieron sin ninguna razón y se lo llevaron. Roberto recuerda que fueron tres policías.

Desde el viernes se han sucedido manifestaciones de ciudadanos en apoyo a los padres del joven desaparecido, la UNAM ha emitido un comunicado donde rechaza la desaparición del joven que estudiaba en la Prepa 8, y exige su devolución con vida, la CNDH atrajo de inmediato el caso y hasta la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ya ha solicitado que se indague el caso como una desaparición forzada. En las redes también se ha estado exigiendo justicia.

Ayer el gobierno capitalino encabezado por Miguel Ángel Mancera informó que el joven fue localizado con vida, según se da cuenta un video y la versión del Juzgado Calificador de Tlanepantla a donde fue a dar el joven tras ser detenido nuevamente por policías por vagar ‘errático’. Pero en lugar de avisar a sus padres o a las autoridades capitalinas que el joven ya había sido localizado, las autoridades lo dejaron ir bajo el argumento de que era menor de edad.

La búsqueda de Marco comenzó otra vez. Aunque en la noche del domingo, en una segunda conferencia de prensa el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, anunció que por fin habían recuperado a Marco después de encontrarlo vagando en el municipio de Melchor Ocampo, en el Estado de México.

Lo grotesco de esta situación es que el jovencito, un deportista e intelectual, sufrió una terrible transformación. Después de la golpiza de los policías que le detuvieron sin razón y que le abandonaron en un lugar indeterminado, ahora que ha sido devuelto a sus padres, parece un menesteroso en situación de calle.

Una tragedia por la cual parece que otra vez nadie va a dar cuentas y a pagar por ello.

  • Foto: Animal Político