Los pobres siguen siendo pobres. Todas las campañas y anuncios gubernamentales sólo han sido eso, propaganda de los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Hasta el momento, la realidad es otra.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) hizo despertar a México con un ‘balde de agua fría’: en 10 años el número de pobres pasó del 44.9 al 41.9 % de la población. Apenas un ligero avance del 2.5 %.

Los indicadores utilizados para la medición fueron el rezago educativo, acceso a los servicios de salud, acceso a la seguridad social, acceso a la alimentación, calidad y espacios de la vivienda, y acceso a los servicios básicos de la vivienda.

De acuerdo a los resultados del estudio 10 años de medición de pobreza en México, realizado por el Coneval, pese a que no hay muchos cambios en lo macro, sí hubo una mejora en los indicadores de carencias sociales y al menos 24 estados redujeron sus niveles de pobreza.

Actualmente en el país habitan 52.4 millones de personas en situación de pobreza; y la región sureste sigue siendo la más afectada y uno de cada cinco mexicanos sigue pasando hambre

Gráfico general del Coneval para explicar la medición de la pobreza en los últimos 10 años.

Los indicadores marcan que el mayor número de pobres se concentran en Chiapas, donde el 76.4% de la población vive en situación de pobreza,  Guerrero con 66.5%, y Oaxaca con 66.4%.

En contraste los estados con menos número de pobres son Aguascalientes, Hidalgo y Tlaxcala. Mientras que los estados en donde se incrementó el número de pobres son Veracruz, Oaxaca y Colima.

Dentro de los avances más significativos que expone el Coneval es que hay menos personas en situación de pobreza extrema, pues en 2018 ya sólo representaban el 7.4 % de la población mientras que en 2008 era de 11 %.

Otros de los datos mencionan que existen 8.6 millones personas en situación vulnerable por ingresos, 36.7 millones de personas por carencias sociales y sólo 24.7 millones de personas no son pobres ni tienen carencia alguna.

El ingreso de las familias y la seguridad social de sus integrantes son dos retos importantes de las políticas públicas encaminadas a disminuir la pobreza. El ingreso es insuficiente y muestra una concentración elevada (…) La pobreza es más prevalente entre la población indígena, los adultos mayores, la población con discapacidad y en los niños, niñas y adolescentes“, es parte de las conclusiones del Coneval.

 

INDICADORES  GENERALES

El promedio de las carencias de la población en situación de pobreza pasó de 2.8 a 2.2 entre 2008 y 2018. De igual forma, las carencias sociales promedio de la población en situación de pobreza extrema pasaron de 3.9 a 3.6 %

Rezago educativo
El rezago educativo pasó de 21.9% a 16.9%.

Carencia por acceso a los servicios de salud
La carencia por acceso a los servicios de salud pasó de 38.4% a 16.2%.

Carencia por acceso a la seguridad social
La carencia por acceso a la seguridad social pasó de 65.0% a 57.3%.

Carencia por calidad y espacios de la vivienda
La carencia por calidad y espacios de la vivienda pasó de 17.7% a 11.1%.

Carencia por acceso a los servicios básicos en la vivienda
La carencia por acceso a los servicios básicos en la vivienda pasó de 22.9% a 19.8%.

Carencia por acceso a la alimentación
La carencia por acceso a la alimentación pasó de 21.7% a 20.4%.

El estudio completo puede ser consultado dando clic aquí

 

  • Gráfico: Coneval
  • Foto: Getty Images