La renovación de la presidencia de la Mesa Directiva en el Senado hizo estallar ayer los rencores acumulados entre políticos de Morena.

Con acusaciones de “fraude” y expresiones de que Ricardo Monreal, líder de Morena en el Senado, es “faccioso” o un mal para el partido, el senador morenista Martí Batres inició un desorden político; e hizo reavivar viejas pugnas entre ambos líderes cercanos a AMLO.

Durante meses el Senador Monreal me persiguió y me combatió para sacarme de la Mesa Directiva. ¿Qué logró? Exhibirse como un político faccioso incapaz de encabezar un amplio movimiento. El riesgo es que regresemos a las épocas del cacicazgo y el poder de un sólo individuo.

No avalo los resultados de la votación en el Grupo Parlamentario de #Morena para definir la propuesta para Mesa Directiva del Senado”, tuiteó el Senador Batres.

Las acusaciones recibieron inmediatamente respuesta de Monreal. Y al pleito se sumaron otros personajes de Morena haciendo ver las grietas políticas del partido en el poder

Ricardo Monreal y Martí Batres son dos de los brazos fuertes de AMLO, y le han acompañado históricamente.

En política, las decisiones que se toman suscitan controversia y hasta polarización. El Grupo Parlamentario de @MorenaSenadores votó en libertad. Comprendo las reacciones y las descalificaciones: son injustas, pero actuaremos con tolerancia y altura de miras. #UnidadEnMorena”, tuiteó a su vez el Senador Monreal.

El origen del pleito es que para la elección de Mónica Fernández, quien ocupará la Mesa Directiva del Senado, Monreal abrió espacio a las senadoras del PES –partido aliado de Morena- para sumar más votos a favor de su compañera; lo que hizo estallar a Batres, quien pretendía ser electo presidente de dicha mesa y no lo consiguió.

Los reclamos de Batres derivaron luego de rebatir sobre la convocatoria para la elección donde originalmente sólo estaban considerados los integrantes de Morena y el PT. Al sumarse a cinco senadoras del PES el resultado final de las votaciones fueron 33 votos en favor de la senadora Mónica Fernández, y 22 votos a favor del senador Martí Batres, registrándose además dos abstenciones.

A favor de Batres, salió la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, fiel a su estilo y con declaraciones polémicas que ameritaron respuesta de otro personaje importante en Morena.

Es vergonzoso que en #Morena #Senado se hagan maniobras para que en una reunión interna del Grupo Parlamentario de #Morena llamen a votar a al PES y no llamen a votar al PT”, tuiteó Polevnsky.

Alejandro Rojas Díaz Durán, consejero nacional de Morena, en tanto se mostró a favor de Monreal tras calificar de “berrinche” las acusaciones de Batres sobre el “fraude” en la elección.

Por qué no reclamaste cuando tu secretario dejó en 3er lugar al mismo Andrés Manuel López Obrador cuando fueron electos los Congresistas de Morena.

“¿No te da vergüenza haberle hecho fraude a nuestro fundador de Morena? Madura ¡La Nomenclatura Unida Sí puede ser vencida!”, tuiteó Rojas Díaz Durán.

Ante el pleito virtual, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero tuvo que intervenir para apaciguar los ánimos de los morenistas.

El Presidente me instruyó, de manera categórica, respetar la decisión de la elección de la Mesa Directiva tanto del Senado, como de la Cámara de Diputados”, declaró Cordero.

  • Fotos: Especial