Como si el Covid-19 no fuese suficiente, ahora una plaga de langostas provenientes de Paraguay está trastocando la vida cotidiana en Argentina. Y pronto lo hará en Brasil también.

El pánico se apodera ahora de los argentinos, maltratados por el hambre y el Covid-19, por la invasión de millones de saltamontes que están devorando zonas de cultivo. El ejército de insectos se dirige rumbo a Brasil, lo que ha obligado a declarar la emergencia fitosanitaria.

Según datos del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) de Argentina, la plaga arribó procedente de Paraguay el pasado 11 de mayo y se desplaza a 150 kilómetros por día. Desde entonces el Senasa ha realizado labores sostenidas de fumigación y control.

La plaga de langostas o saltamontes de la especie Schistocerca cancellata mantiene en alerta a las autoridades fitosanitarias de Argentina y Brasil; aunque se descartan afectaciones a humanos o animales ya que los insectos se alimentan sólo de capas vegetales

La plaga de langostas ha obligado a decretar el estado de emergencia fitosanitaria en Brasil.

El avance de la nube de langostas rumbo a Brasil, el segundo país en Amárica más afectado por la pandemia de Covid-19, ha llevado al gobierno de Jair Bolsonaro a declarar el estado de emergencia fitosanitaria en las provincias de Río Grande do Sul y Santa Catarina. 

Al igual que el Senasa argentino, el Ministerio de Agricultura de Brasil ya alista medidas no de contención sino de exterminio, para evitar daños en los cultivos de ambas provincias que son las principales productoras y exportadoras de cereales.

Y también como han señalado las autoridades argentinas, los expertos en Brasil descartan que exista una ‘invasión’ de las langostas a las ciudades o zonas conurbadas.

La aviación agrícola es considerara mundialmente como una de las principales armas de combate de nubes de langostas”, dijo Gabriel Colle, director del Sindag (Sindicato Nacional de Empresas de Aviación Agrícola), sobre las medidas a tomar con el apoyo 426 aeronaves cargadas de plagicida, según reportan diversas agencias internacionales.

Las plagas de langostas han sido algo recurrente, desde 2015, tanto en Argentina como Brasil, según han dicho autoridades de ambos países. En los registros históricos existe evidencias de 1938, 1942 y 1946 como los peores años en que la plaga de langosta afecto cultivos en ambos países, principalmente en Brasil.   

La proliferación de las langostas es atribuída por expertos como consecuencia del cambio climático, pues los insectos se desarrollan con más facilidad con temperaturas más cálidas, el grado de humedad y las variantes en las corrientes de viento.

  • Fotos: FAO/Twitter
Avanzando