El maestro rural de izquierda Pedro Castillo aventaja con 98 mil 98 votos, en la segunda vuelta, a la candidata derechista Keiko Fujimori, en las elecciones presidenciales contemporáneas más reñidas del Perú.

Anoche la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), en su reporte oficial, daba cuenta que con el 96.41 por ciento de las actas procesadas y un 94.90 contabilizadas, Castillo obtiene 50.28 por ciento de los votos mientras a Fujimori alcanza el 49.71 por ciento.

Para enturbiar la etapa final del proceso electoral, y ante la desventaja frente a su competidor, Keiko Fujimori salió a de denunciar ante medios de comunicación un presunto “fraude“.

Han venido ocurriendo una serie de irregularidades que nos preocupan y creemos que es importante evidenciarlo y sobre todo convocar a los ciudadanos para que nos ayuden a saber si existen otras irregularidades más como las que se han ido revelando a lo largo de estos días (…) varios de estos indicios de fraude en la mesa que, para nosotros, es considerado inaceptable”, lanzó de último momento sus reclamos la candidata derechista, según consigna el diario El Comercio.

En contraste, el candidato e Perú Libre salió desmentir las acusaciones de Fujimori con serenidad. Y con un mensaje contundente.

Perú Libre siempre fue víctima del fraude y pese a todo supimos enfrentar y vencer”, respondió Castillo a su competidora derechista.

La ONPE aún está a la espera de contabilizar los votos rurales y de la selva -donde Castillo tiene amplio respaldo- y los del extranjero -donde Fujimori tiene más seguidores-

Reporte de la ONPE con actualización a las 10:48 de la noche del lunes.

De acuerdo a los conteros del ONPE, hasta ayer a las 11 de la noche, Castillo -de Perú Libre- acumula 8 millones 575 mil 142 votos a su favor, en tanto que Keiko Fujimori -de Fuerza Popular- llega a los 8 millones 477 mil 47 votos efectivos. Una diferencia de 98 mil 095 votos en favor del candidato de izquierda.

Desafiando el toque de queda y la ley seca, centenares de campesinos están celebrando bebiendo y bailando en las calles de la ciudad de Cajamarca, bastión de Castillo, desde la madrugada del domingo.

En contraste con los dichos de Keiko Fujimori, que se perfila como la gran perdedora, la misión de observadores electorales de la Organización de Estados Americanos (OEA) ha respaldado la validez del proceso electoral que se ha llevado en paz y con incidentes menores con la participación de poco más de 18.1 millones de peruanos.

Quien gane la elección recibirá a un Perú en grave crisis económica y sanitaria, pues la pandemia ha golpeado al país con una caída del 11.6 por ciento del PIB y ha cobrado la vida de poco más de 180 mil peruanos afectados por el Covid-19 -lo que le convierte en el país con la tasa más alta de mortalidad en el mundo-.