La pelea entre estados y federación por la devolución justa de impuestos se ha reanudado con reclamos agrios por parte de cuatro estados al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, y ahora Jalisco, parte de los estados más ricos de México en manos de la oposición se han unido en rebelión para exigir que el llamado Pacto Fiscal Federal se modifique. Acusan a AMLO de hacer devoluciones de impuestos injustas e inequitativas.

Ya es muy viejo el pacto fiscal, ya está feneciendo y tenemos que ayudarle al bien morir y generar un nuevo pacto fiscal, pero esta es una situación que creo nos distraería de la condición actual que tenemos, ahorita nuestra capacidad y planteamiento es totalmente a detener el virus (…)

No es abandonar el pacto, es modificar, y eso se lo hemos dicho al Presidente desde que llegó al Gobierno y seguiremos insistiendo porque es injusto para los estados que producimos mucho más, entre los tres superamos el 20 por ciento, el 26 de los impuestos que aportamos”, expuso Jaime El Bronco Rodríguez, gobernador independiente de Nuevo León.

En un acto de presión, el fin de semana los gobernadores de Nuevo León, Tamaulipas y Coahuila se unieron para reclamar públicamente al gobierno federal el recorte de 76 mil millones de pesos que la Secretaría de Hacienda ha proyectado en reducciones a las participaciones federales para estados y municipios en 2021.

El Pacto Fiscal Federal vigente fue creado en 1978 y grosso modo estipula que de la recaudación de impuestos la federación se quedará con el 80 % de los fondos participables y el 20 % restante será distribuido entre los estados y municipios de México

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, se ha sumado a la rebelión fiscal. Es uno de los principales opositores a AMLO.

Tenemos la autoridad moral de pedirle (al Presidente) que unamos esfuerzos y recursos para salvar todos los empleos que hoy en día están en riesgo”, expuso el gobernador panista de Tamaulipas,  Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

Mientras que el gobernador de Coahuila, el priista Miguel Ángel Riquelme, manifestó que tiene confianza en que la federación entregue al IMSS y al ISSSTE los recursos necesarios ante la crisis sanitaria por el coronavirus para dará garantías a médicos y enfermeras con mejor equipo, pues hasta hoy son los estados los que han estado entregando recursos y no el gobierno federal.

A la rebelión contra el Pacto Fiscal Federal se sumó el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, de Movimiento Ciudadano, para quien el gobierno de AMLO ha sido totalmente injusto y abusivo a la hora de regresar las participaciones federales a los estados que más aportan al crecimiento del PIB nacional.

Basta de abusos (…) Si no hay voluntad de la federación, ya estuvo bueno del maltrato que se nos da a los estados que estamos produciendo, los que estamos generando riqueza, empleo trabajo y oportunidades para la gente, yo entiendo la postura de Nuevo León y en todo caso, lo que haría, sería, primero mandar un mensaje de voluntad para revisar el Pacto Fiscal, tratando de que no tengamos que romperlo; pero por supuesto que está la disposición legal y la ruta legal para poder salirnos de ese acuerdo”, espetó el Gobernador Alfaro .

Entre los reclamos de los gobernadores destaca que se oponen a que se destine buena parte de la recaudación fiscal a las obras federales del Tren Maya y la refinería Dos Bocas.

La rebelión fiscal no es nueva, ya ocurrió en septiembre de 2019 con reclamos airados de muchos gobiernos estatales de oposición que amenazaron a AMLO con abandonar el Pacto Fiscal Federal; aunque fueron contenidos en su momento por la presidencia de la Conferencia de Gobernadores (Conago), en manos del panista y gobernador de Querétaro Francisco Domínguez.