El Consejo de Derechos Humanos de la ONU votó a favor de que se extiendan las investigaciones en Venezuela para deslindar responsabilidades por las recurrentes violaciones a los derechos humanos que ejerce el régimen de Nicolás Maduro.

La resolución para ampliar la investigación por dos años, en una nueva misión de la ONU, fue aprobada por 22 votos a favor de países como Argentina, Brasil, Chile, Perú, Uruguay, Alemania, Italia o España, los 3 votos en contra de Venezuela, Eritrea y Filipinas y 22 abstenciones, entre ellas la de México.

El gobierno de Maduro salió a descalificar de inmediato la resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, tomada ayer en Ginebra, Suiza, al calificar la medida de “sesgada y parcializada.

Venezuela reitera su compromiso para mantener el diálogo y la cooperación respetuosa y constructiva con la Oficina de la Alta Comisionada para los DDHH y ratifica que no reconoce mecanismos paralelos e innecesarios promovidos por un grupo de gobiernos injerencistas”, tuiteó tras el anuncio del Consejo, el canciller venezolano Jorge Arreaza.

Apenas el mes pasado Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, presentó un informe donde concluye que Maduro y sus principales funcionarios son presuntos responsables de crímenes de lesa humanidad por las ejecuciones extrajudiciales y la tortura sistemática a opositores

La brutalidad del Estado contra los venezolanos opositores al régimen de Nicolás Maduro es sistemática y ha derivado en crímenes de lesa humanidad.

Expresando gran preocupación ante la alarmante situación de los derechos humanos en la República Bolivariana de Venezuela, marcada por un cuadro persistente de violaciones que afectan de forma directa e indirecta a todos los derechos humanos —civiles, políticos, económicos, sociales y culturales— en el contexto de la actual crisis política, económica, social y humanitaria, como se indica en los informes de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y de la misión internacional independiente de determinación de los hechos y en otros informes de organizaciones internacionales (…)

Condena enérgicamente los actos generalizados de represión y persecución selectivas por motivos políticos, como el uso excesivo de la fuerza, las detenciones arbitrarias, la tortura, los malos tratos, las ejecuciones extrajudiciales y las desapariciones forzadas por parte de las fuerzas de seguridad, así como el quebrantamiento de la independencia de la Asamblea Nacional, también en lo que se refiere a su presidencia y al ejercicio de sus funciones en relación con el Consejo Nacional Electoral, así como las conculcaciones de los derechos de sus miembros, sus familiares y el personal de apoyo, al igual que la injerencia en la autonomía y la composición de diversos partidos políticos”, es parte de lo expuesto en la resolución.

A la fecha Maduro ha desdeñado la mayor parte de las recomendaciones previas derivadas del informe de Bachelet.

En tanto, las tensiones de Estados Unidos con Nicolás Maduro, que han generado en diversos enfrentamientos verbales, acusaciones mutuas de actos de sabotaje o incluso amenazas militares, parece que continuarán de ganar la presidencia el demócrata Joe Biden; quien ya trazó la línea a seguir con Maduro.

Maduro, a quien he conocido, es un dictador, así de sencillo. Y está causando un sufrimiento increíble al pueblo venezolano para mantenerse en el poder.

Deberíamos estar liderando los esfuerzos internacionales para enfrentar la masiva crisis humanitaria en Venezuela. Maduro le está causando un sufrimiento increíble a los venezolanos para mantenerse en el poder. Los venezolanos necesitan nuestro apoyo para recuperar la democracia y reconstruir su país”, expuso recientemente el candidato Biden durante un acto de campaña en Florida.

OCT 2