La Organización de las Naciones Unidas (ONU) alertó ayer que el número de personas desplazadas en el mundo rebasa los 80 millones, por lo que se pide a los gobiernos más acción ante el problema que se ha duplicado en 10 años.

El abandono de hogares por violencia, persecuciones, conflictos, hambre y violaciones a los derechos humanos, ha crecido en todo el mundo pese a la pandemia y las restricciones en las fronteras. Hoy existen 82.4 millones de desplazados, según el informe Tendencias Globales del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Entre los datos más relevantes del informe presentado el fin de semana en Ginebra, Suiza, se expone que la mayoría de los refugiados están en países con ingresos medios y bajos que limitan las zonas crisis, mientras que un 27  por ciento está en países precarios.

El número de los desplazados, según resume el informe de la ONU, se ha duplicado en relación a 10 años atrás, al cierre del 2019 había registro de un total de 79.5 millones, números que en 2020 alcanzaron los 82.4 millones de personas

La crisis en Venezuela es el caso más terrible de desplazados en América Latina, al cierre de 2020 la ONU registró que 3.9 millones de personas abandonaron el país.

Los datos duros de la ONU señalan que al cierre de 2020 5.7 millones de palestinos habían abandonado su país ante el conflicto armado con Israel. Mientras que 3.9 millones de venezolanos también abandonaron su país ante el caos político-social que ha generado el gobierno de Nicolás Maduro.

Hay una persona desplazada de su hogar y una historia de huida, desarraigo y sufrimiento. Cada individuo merece nuestra atención y apoyo, no solo a través de la asistencia humanitaria, sino en encontrar soluciones para poner fin a su difícil situación (…)

Necesitamos en primer lugar una voluntad política mucho más fuerte para abordar los conflictos y la persecución que obligan a las personas a huir”, dijo Filippo Grandi, alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, durante la presentación del informe según registra la DW.

La Convención de Ginebra de 1951 para los Refugiados y el Pacto Mundial para los Refugiados son las herramientas legales para ayudar a las personas desplazadas, pero la realidad es que muchas veces son ignorados por los gobiernos.

El informe de la ONU también encontró que durante 2020, en pleno apogeo de la pandemia, más de 160 países cerraron sus fronteras, mientras que 99 rechazaron las peticiones de asilo de personas desplazadas.

La ONU estima además que casi un millón de niños nacieron como refugiados entre 2018 y 2020. Además que el 42 por ciento de las personas desplazadas son niñas y niños menores de 18 años.

En México, durante la conmemoración ayer del Día Mundial del Refugiado, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados informó que en cinco meses ha registrado 41 mil 195 solicitudes de enero a mayo de 2021. El doble del registro en 2020 cuando se presentaron 41 mil 179 solicitudes de asilo.

México está convirtiéndose en un país cada vez más de acogida, donde estamos viendo cifras que van a superar el récord histórico de 80 mil refugiados”, expuso  Marcos Tamariz, jefe de misión adjunto de Médicos Sin Fronteras (MSF) en México, Honduras y Guatemala, en entrevista para la agencia EFE.

INFORME