La Organización Mundial de la Salud (OMS) vaticinó esta semana que la variante Ómicron no es la última cepa, sino que puede surgir una nueva aún más letal mientras siga circulando el virus SARS-Cov2.

Ómicron probablemente no será la última variante de Covid-19. No lo sabemos aún, pero cuanto más circule el virus, más posibilidades hay que de que surja una nueva variante más mortal”, aseguró el médico Bruce Aylward, asesor sénior de la OMS durante una conferencia de prensa, según reporta la agencia Europa Press.

Pese a que los contagios masivos por Ómicron estallaron desde finales del 2021, luego de ser detectada en Sudáfrica, el número de muertes se ha mantenido ‘estable’ con un promedio de 48 mil por semana en todo el mundo.

La OMS asegura que Ómicron no debe verse como una variante que produce una ‘simple gripe’, sino como algo serio pues tan sólo en la semana pasada produjo más de 15 millones de nuevos casos positivos

Aunque las muertes por Covid-19 no presentan un crecimiento aún por Ómicron, los contagios se han disparado a nivel insospechados.

En tanto, Tedros Adhanom, director general de la OMS, extendió que no hay mucho que celebrar aún, salvo que la nueva variante del SARS-CoV2 no está produciendo muertes masivas debido a la vacunación.

Aunque el número de pacientes hospitalizados está aumentando en la mayoría de los países, no está al nivel de las olas anteriores (…) Aunque Ómicron causa una enfermedad menos grave que Delta, sigue siendo un virus peligroso, especialmente para quienes no están vacunados.

Casi 50 mil muertes a la semana son 50 mil muertes de más. Aprender a vivir con este virus no significa que podamos, o debamos, aceptar este número de muertes”, expuso Adhanom.

El director general de la OMS alertó que en África más del 85 por ciento de la población no está vacunada y eso es un riesgo latente. Además de descartar que con Ómicron, pese a su baja letalidad, se haya logrado acabar con la pandemia.