Esta semana dos eventos han puesto a México en la mira internacional ante lo penoso de la actuación de las autoridades federales y estatales. Una vergüenza internacional más para un país de migrantes.

Un migrante salvadoreño abatido a tiros en Saltillo en una operación policíaca y una conversación de funcionarios federales, que ‘protegen’ los derechos humanos, llamando ‘caníbales’  y burlándose de migrantes africanos, son la nueva cara de México ante el fenómeno migratorio.

Las autoridades mexicanas deben tratar a las personas migrantes y sus familias con humanidad, no perseguirlos o dispararles”, expresó Erika Guevara-Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas, en entrevista para la agencia EFE.

Amnistía Internacional ha levantado la voz alertando por la nueva política pública hostil de México hacia los migrantes

El maltrato a migrantes por autoridades mexicanas va en aumento.

El asesinato del migrante salvadoreño de 35 años, de quien no se tienen datos aún sobre su identidad, ocurrió la noche del 31 de julio en las inmediaciones de las vías férreas de la colonia San Miguel, en Saltillo, durante un operativo de agentes policíacos estatales, federales y del Instituto Nacional de Migración (INM) –aunque las autoridades federales niegan el hecho-, según ha documentado Amnistía Internacional.

Las autoridades estatales aseguran que perseguían a cuatro hombres a quienes detuvieron y luego de una agresión verbal a los agentes policiacos presuntamente uno de ellos sacó un arma de fuego y realizó disparos, por lo que fue abatido. Versión que refuta Amnistía Internacional, pues documentó que en el operativo de persecución a migrantes los agentes federales cometieron otros abusos, además del asesinato. Guevara-Rosas extendió que 10 migrantes, entre los que había mujeres y niños, salieron de un albergue, donde previamente fueron revisados sin que se encontrara arma alguna a ninguno de ellos.

También la Casa del Migrante de Saltillo, desmintió la versión oficial, tras redactar una carta pública reprobando el crimen y la actuación de las autoridades estatales y federales.

La noche de este 31 de julio mientras esperaban el tren a escaso kilómetro y medio de la Casa del Migrante de Saltillo, fueron sorprendidos por un operativo conjunto entre agentes del Instituto Nacional de Migración, la Policía Federal y elementos de la Fiscalía del Estado de Coahuila quienes empezaron a perseguirles deteniendo a varios de ellos y ellas, entre estas a una niña y su madre a quien de manera por demás cruel separaron de su bebé de aproximadamente 2 años de edad, el cual fue escondido por las demás personas migrantes en una tienda para proteger su vida una vez que asumieron que, elementos de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Coahuila les estaban disparando a matar”, denunció el activista Alberto Xicoténcatl Carrasco, director de la Casa del Migrante de Saltillo en una carta abierta dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador.

La versión de Amnistía Internacional y de la Casa del Migrante de Saltillo la apoyan testigos de la colonia San Miguel donde ocurrió el asesinato del migrante salvadoreño

Aspecto del lugar donde fue abatido a tiros un migrante salvadoreño en la ciudad de Saltillo.

Venían migrantes corriendo con mujeres y niños, policías de la Fiscalía los venían persiguiendo y les iban tirando balazos”, declaró una persona al periódico Vanguardia.

Eran policías vestidos de civiles, de esos de la Fiscalía, porque con ellos venía una camioneta negra con los logos de esa corporación”, aseguró otro testigo.

 

Se burlan funcionarios federales de migrantes africanos llamándolos ‘caníbales’

El portal Pie de Página registró ayer que Martha Yolanda López Bravo, procuradora federal de Protección a Niñas Niños y Adolescentes, calificó a los migrantes africanos como ‘caníbales’ en un chat de Whatsapp con otros funcionarios federales, el pasado 18 de junio.

Captura de pantalla del chat entre funcionarios federales racistas.

Con cuidado, recuerda que son caníbales”, ironizó López Bravo en la conversación donde se da cuenta de una fuga de migrantes africanos de la Estación Siglo XXI en Chiapas.

La actitud racista de la funcionaria federal, a quien el subdirector de Representación Jurídica, Salvador Silva Becerra, apoyó con estas palabras: “jajaja si. No me vallan (sic) a ver con ojos de rostizado”, hablan por sí mismas.

La Procuradora López es, paradójicamente, parte del Comité de Ética y de Prevención de Conflictos de Interés del DIF Nacional que se encarga del cumplimiento del Código Ético y de conducta de los funcionarios públicos.

Desde el pasado 5 de julio se presentó una carta-denuncia por uno de los integrantes de la conversación ante la Contraloría Interna, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (SNDIF), la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Secretaría de Gobernación. Nadie ha dado respuesta aún.

Es sumamente preocupante que dichos Servidores Públicos se encuentren en una institución federal encargada de garantizar y restituir los derechos de las personas en situación de migración”, se expone en la carta donde también se solicita el cese de ambos funcionarios federales, según da a conocer Pie de Página.