La ciudad de Nuevo York es la primera en el mundo en meter, literalmente, freno a la expansión del servicio de taxi Uber ante las anomalías que presenta dicha compañía.

El Ayuntamiento de Nueva York aprobó en días pasados congelar durante al menos un año el otorgamiento de licencias para vehículos de alquiler con conductor –donde se inscribe Uber y otras compañías similares- ante el crecimiento desordenado y los abusos laborales a conductores por parte de las compañías virtuales.

Esta es una industria que opera sin control”, resumió sobre el conflicto el concejal municipal Corey Johnson.

Ahora las empresas Uber u otras que emplean personal para el otorgamiento del servicio de taxi deberán pagarles lo mismo que quienes son taxistas, pues hoy ganan hasta un 22.5 por ciento menos sin justificación

Uber lleva cinco años operando en Nueva York y desde su arranque el alcalde Bill de Blasio intentó ‘frenarlos’ pero no tuvo éxito. Ahora, ante el congestionamiento vial y el desorden provocado por la compañía –según resolvieron los miembros del Ayuntamiento- la solución más inmediata es congelar el número de permisos y obligarles a que paguen un salario justo a quienes emplean.

Con estas medidas NY se convierte en la primera ciudad del mundo en controlar las app que ofrecen servicios aprovechando resquicios legales para operar libres.

  • Foto: Especial