Dora María Téllez, la comandante “Dos” en la Revolución Sandinista que liberó al país de la dictadura de los Somoza hace 43 años, ahora es parte de los 190 presos políticos recluidos en prisión por el nuevo dictador, el exguerrillero sandinista Daniel Ortega.

La oenegé Sé Humano presentó un ‘retrato hablado’ de Dora María Téllez, excompañera del actual dictador Daniel Ortega, como protesta ante su reclusión arbitraria en la cárcel de El Chipote.  

“Dora María de 66 años, luce muy delgada, envejecida, completamente pálida, su piel está casi traslúcida, se pueden ver incluso sus venas. Ha perdido unas 16 libras de peso y antes de ser apresada no padecía ninguna enfermedad crónica (…)

“En la celda donde está recluida permanece en penumbra, con dificultad alcanza a verse la palma de sus manos. No tiene acceso a la luz solar. Pese a la deplorable situación en la que se encuentra Dora María, su espíritu continúa intacto”, es parte del comunicado que sus familiares emitieron para dar cuenta del estado de salud de la exguerrillera.

Téllez, de quien se destaca que “luchó con coraje y valentía” para liberar a Nicaragua, en 1978 durante el asalto al Palacio Nacional fue la principal negociadora para la liberación de 60 presos políticos del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Hoy ha terminado en una mazmorra condenada a 20 años de prisión por criticar la dictadura de su excompañero de lucha.

Ayer se cumplieron 43 años de la Revolución Sandinista que liberó a Nicaragua de una larga dictadura, para instaurar otra que sigue vigente bajo la brutalidad del exguerrillero sandinista Daniel Ortega

Aspecto de los festejos oficiales en Managua por el 43 aniversario de la Revolución Sandinista en Nicaragua.

Nicaragua enfrenta desde el año 2018 una represión social permanente por la inconformidad contra Ortega, quien ha instaurado su dictadura luego de las revueltas donde se le exigirieron mejores condiciones de vida y democracia.

En noviembre de 2021, Daniel Ortega consumó su cuarto mandato consecutivo tras unas ‘elecciones’ con todos los candidatos opositores encarcelados, centenares de presos políticos y más de 300 muertos por la represión.

Ortega y su esposa Rosa Murillo, que le acompaña como vicepresidenta, se han encargado de sofocar a la oposición hasta reducirla con cárcel y persecución, además de hacer lo mismo con sus antiguos aliados y amigos guerrilleros sandinistas, lo mismo hicieron con la prensa libre, con los líderes sociales, estudiantiles, campesinos, empresariales, oenegés, con todo opositor a su régimen de terror y represión.

Además de encarcelar a sus amigos y excompañeros guerrilleros, Ortega signó su papel de bruto en la historia al mancillar en marzo de 2020 el funeral de Ernesto Cardenal, poeta y sacerdote ideólogo de la Teoría de la Liberación, quien alguna vez fue su compañero de lucha contra la opresión.

Desde 2007 y hasta el final de sus días, Cardenal vivió hostigado por Daniel Ortega -amigo con el que una vez encabezó la revolución sandinista que dio libertad a Nicaragua, antes de que Ortega se convirtiese en dictador-, pues nunca pudo callar la voz de una conciencia superior.

Otras dictaduras aliadas, como las de Cuba, Corea del Norte y Venezuela, felicitaron a Ortega por el 43 aniversario de la Revolución Sandinista, una que lejos de liberarlo, ha terminado por ahogar en más sangre y miseria a los nicaragüenses, porque un traidor a esa revolución justa hoy es el principal verdugo de su pueblo.

  • Fotos: Sé Humano/Diario Barricada