La canciller Angela Merkel ha ganado, por cuarta vez consecutiva, las elecciones en Alemania. Detrás llega la sombra nazi al Parlamento

La noticia que hoy sacude a Alemania y la Unión Europea es más fuerte que el triunfo de Merkel. El partido xenófobo y neonazi Alternativa por Alemania (AfD) entrará al Parlamento con 50 escaños aproximadamente.

La política ejercida por Merkel en favor de los refugiados inmigrantes le ha significado un descalabro político. Luego de apoyar en su país, en los últimos dos años,  el ingreso de cerca de 1.3 millones de refugiados que huyen de la guerra y el hambre, la canciller fue castigada con el 13.4 % de los votos en favor del partido AfD.

Desde su nacimiento AfD se ha caracterizado como un partido xenófobo y racista que representa los ecos del terrible partido nazi; es la primera vez después de la II Guerra Mundial que un partido como éste arriba al poder, lo cual ha puesto en alerta a la Unión Europea.

La entrada de AFD al Parlamento significa que es la tercera fuerza política vigente en Alemania. El partido de Merkel, la Unión Cristiano Demócrata (CDU) permanece como partido dominante en el gobierno, pero ya no en el Parlamento, lo que les obligará a buscar alianzas para contrarrestar la fuerza emergente de los neonazis.

Francia, Holanda o Austria también experimentan el arribo de los grupos de ultraderecha y xenófobos en los parlamentos ante la ola inmigrante

Simpatizantes del ultraderechista y neonazi AfD celebran el triunfo electoral de su partido.

Los primeros sondeos proyectan que la alianza formada por la Unión Cristiano Demócrata (CDU, por sus siglas en alemán), el partido de centro-derecha de la actual canciller Angela Merkel, y la Unión Social Cristiana (CSU, por sus siglas en alemán) de Baviera, obtuvo el 32,5% de los votos.

Con este resultado, recogido por ARD (radiodifusora estatal alemana), Merkel ejercerá su cuarto mandato consecutivo, desde que asumió el poder en 2005, dice el diario El País.

Tenemos un gigante y nuevo desafío ante nosotros y es la entrada de AfD en la Bundestag (parlamento)”, dijo Merkel, según reportan diversos medios internacionales.

Beatrix van Storch, una de las líderes de AfD, dijo a la BBC que el resultado cambiaría el sistema político en Alemania y que le daría “una voz” a las personas que ,según ella, no estuvieron representadas en el último parlamento.

Empezaremos debates sobre migración, comenzaremos debates sobre el Islam, comenzaremos debates sobre una unión cada vez más estrecha“, expuso van Storch.

El presidente del Congreso Judío Mundial (CJM), Ronald S. Lauder, calificó de “aborrecible” el ingreso de los derechistas de Alternativa para Alemania (AfD) al Parlamento. En un mensaje, desde Nueva York, S. Lauder  dijo que la AfD es un “vergonzoso movimiento” que recuerda lo peor de la historia de Alemania y debería ser prohibido, de acuerdo a la DW.

AfD ha lanzado una agresiva campaña contra el mundo árabe y el Islam, además de ver en todos los refugiados e inmigrantes la causa de que Alemania viva momentos complicados. Lo mismo decía Adolf Hitler antes se asumir el poder, aunque en ese entonces su objetivo eran los judíos. El resto de la historia es por todos conocido.