Al rencor del presidente Andrés Manuel López Obrador contra Guanajuato, donde su partido no es aceptado y donde se perfila para perder otra vez en la elección de 6 de junio, ahora se suma el del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

La agencia de noticias AP criticó ayer que la política de AMLO de dar “abrazos y no balazos” a los narcotraficantes está cobrando factura en el estado opositor de Guanajuato donde ahora los narcos del CJNG ‘cazan’ policías municipales y estatales. Mientras la federación se cruza de brazos.

El CJNG está cazando a los policías de élite de Guanajuato (…) Esta es una guerra abierta contra las fuerzas de seguridad del gobierno estatal”, declaró el columnista David Saucedo, estratega electoral, consultor en programas de gobierno y especialista en seguridad pública en entrevista a la agencia AP.

Hoy el CJNG está secuestrando a elementos de élite de las poderosas y centenarias Fuerzas de Seguridad Pública del Estado (FSPE) en respuesta a los golpes que la corporación ha dado al cartel. Como respuesta ya suman nueve elementos asesinados -cinco de ellos previamente secuestrados- en lo que va del 2021.

Frente al estado de emergencia en las FSPE por el combate frontal contra los narcos, el gobernador Diego Rodríguez Sinhue publicó un decreto el pasado 19 de mayo para garantizar mayores recursos económicos a los policías estatales a fin de resguardar su integridad a sus familias ante el alto riesgo que asumen.

Guanajuato es hoy el estado donde la violencia se ha traducido también a más muertes de policías en todo el país pues, según cifras de la organización civil Causa en Común, desde 2018 -año en que arribó AMLO al poder- y al cierre de mayo ya suman 256 policías asesinados

La guerra frontal contra los narcos en Guanajuato ha elevado la violencia del CJNG contra las FSPE.

La respuesta violenta de los narcos para ensañarse contra los policías estatales es porque son las únicas fuerzas que los están combatiendo. Y han declarado una guerra abierta ante el trato “injusto” que las FSPE y su Grupo Táctico han dado a los criminales que forman parte del CJNG.

Quieren guerra, guerra van a tener y ya les demostramos que ya los tenemos ubicados. Vamos por todos ustedes (…) Por cada miembro de nuestra empresa que remitan, se va a matar a dos tácticos de ustedes, en donde estén, en su casa, en patrullas o servicios fijos”, amenazó el CJGN en una manta impresa y firmada que apareció colgada el jueves pasado en un edificio en Guanajuato, según consigna la AP.

Ese mismo jueves horas luego, en el caso más reciente de elementos de las FSPE secuestrados por el CJNG -algunos de los cuales han sido torturados y mutilados para intimidar al resto de los agentes-, narcotraficantes sacaron de casa a un agente y tras asesinarlo lo tiraron en una carretera de la comunidad Los Rodríguez, en Silao.

Elementos de las FSPE, agentes ministeriales y municipales persiguieron a los criminales y tras un enfrentamiento a tiros en un sembradío, los cinco narcos que secuestraron al policía estatal terminaron abatidos.

Desde que Guanajuato le declaró la guerra al narco está sólo en ello. El gobierno federal sigue cruzado de brazos. La política en materia de seguridad instaurada por el Presidente López Obrador es una clara evidencia de ello: “abrazos, no balazos”.

INFORME