El diputado federal morenista Porfirio Muñoz Ledo, un veterano político impulsor de la democracia en México, ha terminado por convertirse en la ‘horma del zapato’ del presidente Andrés Manuel López Obrador, contra quien ahora emprenderá una dura campaña política.

Harto de la “robotización” de la autollamada Cuarta Transformación, Porfirio Muñoz Ledo anunció que la próxima semana creará un Frente Amplio en Defensa de la Constitución, llamando a jueces, juristas, académicos, periodistas, intelectuales y ciudadanos como una tercera vía política, anunció ayer en entrevista al diario Reforma.

Vamos a parar esto. Es el momento de pararlo y es un momento por la restauración de la democracia“, expresó Muñoz Ledo a Reforma, tras mostrar su desacuerdo en que México vuelva a ser “un país de un solo hombre”, en alusión directa a las pretensiones de AMLO.

El político fundador del PRD, junto con Cuauhtémoc Cárdenas y el propio Andrés Manuel López Obrador, fue parte de la fractura con el PRI autoritario de los 80 contra el que se alzaron para lograr la democracia cambiando la historia de México, además de impulsar la creación de organismos autónomos que ahora, paradójicamente, el gobierno de López Obrador quiere desaparecer por no convenir a sus intereses autoritarios.

Se trata de que defendamos la Constitución, reflexionando y haciendo propuestas. De defender la autonomía de las instituciones como el INE, INEGI, INAI y todos los órganos autónomos constitucionales, producto de un avance democrático en el país que impulsamos muchos sectores (…)

La autonomía fue un avance democrático y se le ataca sin razón, pues el gobierno está contra todo organismo autónomo”, declaró Muñoz Ledo, aún diputado federal por Morena, en la entrevista con la periodista Guadalupe Irizar, sobre el objetivo del Frente.

El Frente Amplio en Defensa de la Constitución no se integrará al bloque opositor que conforman PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano, sino que buscará constituirse como una tercera vía política para México

El ministro Arturo Zaldívar y AMLO protagonizan hoy una peligrosa historia de autoritarismo en la política mexicana contemporánea.

El uno de sus últimos hilos de tuits de Muñoz Ledo, del pasado 22 de abril, define con precisión su malestar ante la política autoritaria de AMLO y el silencio cómplice de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ante las violaciones sistemáticas a la Constitución con leyes autoritarias e impositivas.

El Presidente de la @SCJN @ArturoZaldivarL, no puede guardar silencio frente a una violación patética de la Constitución que lleva su nombre para la historia.

Esta obligado a deslindarse ya del Ejecutivo que lo declara como un juez a modo e infama a todos los miembros de la corte calificándolos de incompetentes”, espetó Muñoz Ledo desde su cuenta de Twitter.

La primera acción del Frente, según explicó ayer a Reforma, será acudir a la Corte como Amicus Curae (amigo de la corte) para ofrecer su opinión frente las acciones de inconstitucionalidad que pretenden prolongar el mandato del presidente de la SCJN, con un artículo transitorio con el que AMLO y Morena le dan la ‘oportunidad’ de extender dos años más su mandato.

Ante ello, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI), han expresado su preocupación y rechazo sobre el tema, lo mismo que la Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito del Poder Judicial de la Federación; todos piden a los diputados federales evitar la aprobación de ese apartado inconstitucional que violenta la ley.

Los reclamos y señalamientos contra la política autoritaria de AMLO y Morena han sido persistentes en voz de Muñoz Ledo, quien incluso asegura que ya recibió amenazas del consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer Jr. -hijo del respetado y emblemático periodista Julio Scherer, fundador de Proceso-, quien en días pasados pedía que a los reporteros se les ‘tapara la boca’ para no dañar a López Obrador.